sábado, 28 de marzo del 2020

Achacosa economía

5:42 pm
0

Por: Félix Cordero Peraza

¡Lo que faltaba, ahora metidos en un conflicto bélico! Esperando de un momento a otro una invasión desde Estados Unidos, Brasil y Colombia. Al lado de un proceso de empobrecimiento agudo y extenso, una recesión económica, masivo cierre de empresas y una endiablada hiperinflación; como si esto no fuera ya una guerra.

Al día de hoy, estamos frente a una invasión militar, según el propio Presidente de la República. Entonces, nos conseguirán débiles y agotados, sin ánimo para pelear. Uno ya no sabe si esto es una arenga para distraer a la población o es una estrategia para alistar a miles de ciudadanos en una milicia apoderada de la estructura social de las comunas. Ningún ejército pelea para la victoria con hambre y enfermo. Así, es una derrota cantada. Parece más una bravuconada o una simple fanfarronada. Los milicianos están alistados, seguramente por el sueldo mensual que les asignan. Son mercenarios antes que milicias defensoras de la patria. Su mensaje corporal señala falta de entrenamiento, les pesa el fusil y hay brusquedad en su manejo tembloroso. ¡Qué tristeza!

La imagen del miliciano

Mientras el Presidente sermoneaba, la población sorprendida y preocupada, que veía y oía por undécima vez el discurso televisivo, relacionaba dicha perspectiva con la crisis económica y social que atraviesa la nación. ¡Nos cayeron las siete plagas de Egipto! Decían algunos. Contrastaban mentalmente la pose enclenque de los milicianos con la achacosa economía del país. Generadora de pobreza y miserias, incapaz de concebir empleo estable y producir los bienes y servicios que exige la nación. La imagen del miliciano es de derrota, raquitismo y anemia. Lo paradójico de un ejército entrenado para vencer y hacer frente victorioso al supuesto enemigo.

Se el primero en comentar

6 + 1 =

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp