domingo, 21 de julio del 2019

Hostia consagrada de la Iglesia de La Cruz muestra mancha de sangre

7:51 pm
1.820
0
Compartir
  • 48
    Shares

Como una “presencia extraordinaria” que revela la misericordia de Dios presente y compartida con el pueblo venezolano, califica el cura párroco de la Iglesia San Juan de la Cruz, Enrique Fermín el hecho que desde el 29 de enero se haya visualizado una gota de sangre que todavía se mantiene en una hostia consagrada de esa parroquia.

El hecho comprobado por feligreses y notificado de inmediato apenas se produjo al Obispo Enrique Pérez Lavado, ha sido llevado en opinión del párroco Fermín con mucha “prudencia” y se ha autorizado el compartir de la noticia debido a la extensión de la misma a través de redes sociales.

El sacerdote Fermín toma lo sucedido con mucha humildad y explica que la Iglesia, después de los acontecimientos ocurridos en la Catedral de Maturín el día 23 de enero cuando fueron secuestradas por más de cuatro horas más de 900 personas por grupos violentos, ha crecido en cuanto a la fe de la feligresía y la participación en los actos religiosos. El domingo 27 después de la misa de las 5 de la tarde fue advertida la situación en la hostia. El martes cuando se observó que la mancha continuaba, todos los sacerdotes encabezados por el Obispo decidieron tomar acciones rigurosas para constatar el hecho. Aprovechando que el párroco Fermín es capellán del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, llevó la hostia para exámenes y efectivamente se comprobó que es sangre, la misma permanece intacta después de tanto tiempo, no es salpicada , ni difundida. El párroco fue sometido a intensos interrogatorios que partía de la elaboración de la hostia en el Seminario San Pablo, el mecanismo para hacerlas, el lugar donde se guarda y quiénes tienen acceso a él. La gota de sangre permanece intacta en la hostia.

El sacerdote Fermín toma lo sucedido con mucha humildad y explica que la Iglesia lo ocurrido el pasado 23 de enero en la Catedral. Foto: Eduard Freites

La explicación religiosa del hecho refiere de una “presencia extraordinaria” cuya aseveración será presentada en un comunicado que redactará el Obispo Enrique Pérez Lavado y el cual será llevado a Roma.

En la Iglesia Católica se han producido situaciones similares en el año 1800 en Italia y en Buenos Aires, a estos hechos religiosos se les ha denominado “milagros eucarísticos”.

Este acontecido en La Iglesia de San Juan de la Cruz no ha tomado el matiz todavía de un “milagro eucarístico”

Para los feligreses que acuden a la misa de las 5 de la tarde en la Iglesia de San Juan de la Cruz, se trata efectivamente de un milagro, de la presencia de Dios rogando por Venezuela para que no haya más derramamiento de sangre en el país. La hostia consagrada con la mancha de sangre que se ha mantenido por espacio de casi dos meses seguirá allí en la parroquia San Juan de La Cruz por órdenes del Obispo Enrique Pérez Lavado.

La hostia convertida en carne y el vino en sangre

El aclamado Milagro de Lanciano proviene del siglo octavo cuando un monje que tenía dudas acerca de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, descubrió al momento de pronunciar las palabras de consagración durante la misa, que el pan y el vino se transformaban en carne y sangre.​ Ha sido certificado por la Iglesia católica como un milagro eucarístico.

Durante la misa, al proclamar las palabras de consagración (“Este es mi cuerpo. Esta es mi sangre”), con dudas en su alma, se afirma que el sacerdote vio el pan transformarse en carne viva y el vino transformarse en sangre, la cual coaguló en cinco glóbulos irregulares y de diferente tamaño y forma.

El milagro de Buenos Aires en 1996

En 1996 se produjo el llamado Milagro Eucarístico de Buenos Aires. Los estudios mostraron que la hostia se había transformado en una parte del ventrículo izquierdo del músculo del corazón, de una persona de aproximadamente 30 años.

Cuya sangre era del grupo AB y que había sufrido mucho al morir, con seguridad maltratado y golpeado.

Los científicos que hicieron el estudio no sabían que era una hostia, se lo dijeron luego de los análisis y quedaron asombrados.

Pues tiene glóbulos rojos, glóbulos blancos, y células palpitando y latiendo, y al clavarle una jeringa salía sangre. // Ernestina Herrera

Compartir

Se el primero en comentar

+ 23 = 32

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com