miércoles, 08 de julio del 2020

Del buen y mal vivir

11:22 am
0

Del buen y mal vivir deberíamos reflexionar muy seriamente los venezolanos para salir de una vez por todas de la debacle. Comenzando por tomar partido entre el buen y el mal vivir, evitando que los del buen vivir estemos condenados a ser gobernados a la fuerza por los líderes del mal vivir, tal como en los últimos 20 años seguidos sufrimos. A efecto podría hasta resumirse el país políticamente en solo dos partidos imaginarios, acabando con aquello de la derecha, centro, izquierda o las ultras: el partido del buen y el del mal vivir.

 
En el partido del buen vivir estamos ya pre-inscritos todos los venezolanos dispuestos a hacer valer nuestros derechos y cumplir los deberes: a vivir en democracia y libertad con imperio del estado de derecho, del orden, la moral y las buenas costumbres. Por sobretodo los ciudadanos amantes del país, de su conservación y cuidado; los trabajadores y estudiantes de verdad; en fin, todos aquellos prestos a la construcción, desarrollo y mantenimiento de un país y sociedad mejor.
En el partido del mal vivir se inscribirían todos aquellos contrarios al orden, el respeto y el trabajo; los anarquistas revolucionarios enemigos de la libertad y la democracia, amantes de la tiranía, del fascismo y el comunismo, proclives a la corrupción y el pillaje. Aquellos que no le importen sus derechos ni luchen por ellos. También los dispuestos de por vida a cumplir deberes bajo el clientelismo autocrático dictatorial. Los que aspiren a vivir del Estado sin trabajar y solo manguarear.
Como sea que al momento, la extraordinaria coincidencia y desgracia de los venezolanos de sufrir de un mal gobierno y una oposición que pichea pero no batea, el reordenamiento político no puede postergarse más. De esta manera con solo dos partidos imaginarios el del buen vivir y el del mal vivir, los venezolanos podríamos lograr más rápido el país mejor que anhelamos. Y es que obligados por fuerza al mal gobierno que es el del mal vivir, podrán seguir genuflexos los que quieran, pero los partidarios del buen vivir por más tiempo no lo soportamos. Por eso perseveramos en cambiar para siempre la mala suerte del país, que es la de mal vivir, del cual aunque muchos lucen resignados, sumisos o acobardados, saldremos pronto con fuerza, unión, fe y mucha determinación.
Por: Pedro Piñate

Se el primero en comentar

3 + 1 =

WhatsApp chat