domingo, 08 de diciembre del 2019

Dinero digital: electrónico y virtual

4:49 pm
422
0

Por : Alberto José Hurtado B.

Con la paulatina incorporación de las innovaciones financieras al acontecer diario de la economía venezolana ha surgido el desconcierto acerca de los términos dinero digital, electrónico y virtual, usándose, en el mejor de los casos, como sinónimos de todo lo que no sea efectivo. Para evitar que esto suceda es necesario tener en cuenta que el dinero digital equivale a cualquier sistema de intercambio monetario donde la transferencia de fondos se realiza mediante un dispositivo electrónico. Son los medios de pagos que se usan sin intercambiar físicamente monedas y billetes, por ejemplo, las transferencias de dinero desde la cuenta de un banco a otra, uso de tarjetas de crédito y débito a través de puntos de venta, entre otros. Es la representación digital de los fondos propiedad de los clientes de las entidades bancarias (dinero fiduciario) o de cualquier moneda virtual (no dinero fiduciario).

La mayoría del dinero en circulación hoy en día en el mundo es digital, y dentro de esta categoría se encuentran el dinero electrónico y el dinero virtual. El primero es el equivalente digital de la moneda de curso legal de un país, dinero que se utiliza para realizar transacciones mediante diferentes tipos de medios electrónicos: teléfonos, computadoras, tabletas, entre otros, dentro del sistema de pago electrónico; sus usos más comunes son para transferencias de fondos, pago de bienes y servicios, retiro de dinero en efectivo, control de operaciones y gastos, además, garantiza disponibilidad inmediata de los recursos; y se reconocen como tal los monederos electrónicos, las tarjetas de crédito, la banca móvil, el dinero mail, y los servicios Paypal de eBay, entre otros. Y el segundo es el tipo de dinero digital no regulado, emitido y controlado por sus desarrolladores para uso y aceptación entre los integrantes de una comunidad virtual particular; expresión digital de valor que no es emitido por un banco central, ni se encuentra necesariamente conectado a dinero fiduciario, pero es aceptado por personas naturales o jurídicas como medio de pago y puede ser transferido, almacenado o intercambiado electrónicamente.
Existen diferentes tipos de dinero virtual, que se identifican en función del flujo de fondos: 1) cerrado, solo para una comunidad virtual y con normas específicas para su utilización, por ejemplo, Project Entropia Dollars, Q Coins, y World of Warcraft Gold; 2) en una sola dirección, como los incentivos a clientes y programas de fidelidad, entre los que se encuentran los cupones, los créditos y la Amazon Coin; y 3) convertible, que puede ser comprado y vendido por moneda de curso legal, entre ellos Liberty Reserve, Second Life Linden Dollars y las criptomonedas. Y según la naturaleza del ente que lo emite: 1) centralizado, con autoridad administrativa (administrador) que controla el sistema y define la mayoría de transacciones; y 2) descentralizado, cuando se puede obtener solo del esfuerzo individual de los interesados.
Las principales características que destacan de un producto considerado como dinero virtual son: a) moneda en formato digital, b) moneda inventada sin estatus legal, c) aceptada usualmente dentro de una comunidad virtual específica, d) no regulada, e) emitida por empresas privadas no financieras, f) oferta no fija y que depende de la decisión de los emisores, g) sin garantía de recuperación de fondos, h) sin mecanismos de supervisión, e i) susceptibles a riesgos legales, crediticios, de liquidez y operacionales. Su uso generalizado en la sociedad es resultado de la incorporación de nuevas tecnologías, seguras y de bajo costo, a los sistemas de pago.

Se el primero en comentar

2 + 6 =

WhatsApp chat