lunes, 10 de agosto del 2020

El capital incendiará y matará

4:22 pm
0

Cada vez que sea necesario para garantizar su poder. Pero la humanidad nace teniendo a la naturaleza como fuente de la vida. No como una cosa… Los ríos, mares, lagos, bosques… Son vistos como seres materiales y espirituales, deidades a los cuales se les debe respeto o temor. En la medida que la propiedad privada va desarrollándose, el ser humano, que se ha desenvuelto como unidad de espíritu, mente cuerpo y naturaleza, va transformándose en individuo egoísta y egocéntrico, propietario de la vida. Así, va conformándose el capital. La naturaleza de fuente de la vida va siendo convertida en mercancía, recursos naturales. Los seres humanos mutamos a ser recursos humanos, obreros, generadores de plusvalía. Se fue borrando el carácter sagrado de la naturaleza, el significado espiritual de los bosques, los mares, los ríos… Convirtiéndolo en supercherías. Simultáneamente se aliena a los seres humanos con respecto a sí mismos, con respecto a los productos de su trabajo, a la naturaleza, de tal manera que el ser humano en el proceso capitalista deja de reconocerse como tal y sólo existe como obrero productor de mercancías, siendo él una más. Mediante la competencia como guerra de todos contra todos sobrevive el más apto, el que sabe aprovechar las “oportunidades” que el mercado ofrece y fracasa el incapaz de reconocer esas oportunidades.

 

El capital fragmenta la naturaleza, la sociedad, al ser humano, convertido en individuo ineficaz para tener visión de totalidad, sólo una visión fragmentada de la vida, que no percibe el proyecto del capital orientado a fraccionarnos como humanidad, como naturaleza, sometidos a generar mercancías (lo que nos incluye).

Entonces, si el capital requiere para incrementar sus ganancias, incendiar un bosque, independientemente de los daños ambientales que ello ocasione, lo hará. Por eso, pese a la gravedad del incendio de la Amazonía, no hay una reacción proporcional de los Gobiernos del G7 (EEUU, Canadá, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia y Japón). Bolsonaro fríamente comienza a reaccionar ¿Realmente eso le importa? A Trump, tan “diligente” en la “ayudaumanitaria” para derrocar al presidente Maduro, parece que la Amazonía le importa como fuente de materias primas. La derrota del capital es imprescindible para salvar al planeta y a la humanidad.

Por: Julio Escalona

Se el primero en comentar

9 + 1 =

WhatsApp chat