martes, 25 de febrero del 2020

El factor churchill

10:34 am
0

Mi hija Isabel, quien cursa el último año de estudios universitarios en Londres, nos visita con motivo del matrimonio de su hermano Gustavo y por Navidad. No viene sola: le acompaña su novio, Samuel Murphy, un inglés con ascendencia irlandesa que no habla ni papa de español pero que no más bajar del avión comienza a cosechar simpatías. Egresado de Canterbury Christ Church University, Sam comparte con nosotros estos días de asueto en los cuales, gracias a Dios,  no faltan los regalos. El de él para mí es “El Factor Churchill. Un solo hombre cambio el rumbo de la historia” –de titulo original: The Churchill factor: How one Man Made History- escrito por el hoy victorioso Boris Johnson.

Confieso que hace unos meses, cuando Johnson desbancó a Theresa May en una suerte de golpe parlamentario, me cayó mal pero peor cuando centró en el Brexit -la salida del Reino Unido de la Unión Europea- su incipiente gestión. Obligado por las muchas defecciones en la Cámara de los Comunes a convocar elecciones empecé a verlo de otra manera cuando me percaté que su rival se parecía mucho a un loco radical militante de la vieja Bandera Roja, a quien apodábamos Tucupita, que se oponía a todo y quería acabar con todo.

Tras devorar el obsequio en horas,  mi opinión sobre Johnson cambió aún más mientras reforzaba mi admiración por Churchill. En alguna parte oí que el primero “es un espécimen fuera de serie”: formado en las mejores escuelas británicas, periodista y luego parlamentario, alcalde, ministro de relaciones exteriores y ahora premier en propiedad tras el más arrollador triunfo de los conservadores desde los tiempos de la Thatcher. Excéntrico y erudito a la par, bufón para unos “tesoro nacional” para otros

El libro está redactado en una forma muy periodística y es de fácil comprensión para el lector. No es un texto cronológico sino más bien una sucesión de estampas de la vida del estadista a modo de reportaje, soportado en una rigurosa investigación bibliográfica y personal que dice mucho de la estatura intelectual del autor.  Churchill sale muy bien parado, a pesar de los pecadillos que Johnson devela, y muestra de que madera estaba hecho este héroe verdadero del Siglo XX.

Son muchas las citas de discursos y cartas de Churchill a lo largo de la obra pero de lo que más recordé con gusto –ya lo había leído tiempo atrás- es un párrafo de sus  palabras pronunciadas en el Westminster College, de Fulton, Misuri en Marzo de 1946 : “…los pueblos de todos los países tienen el derecho, cuyo ejercicio debe estar garantizado por su Constitución, de elegir o modificar el carácter o la forma de gobierno por el que se rijan y ello mediante elecciones libres, sin trabas, en votación secreta; que debe prevalecer la libertad de expresión y pensamiento; que los tribunales de justicia, independientes del poder ejecutivo, libres de toda influencia partidista, deben administrar las leyes…”. Creo que es una buena declaración para la Venezuela del 2020 que ojalá  “Tirios y Troyanos” entiendan merecemos.

Por: Luis Eduardo Martínez

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/C921iXjBrpBLm4x7Xw4u47

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Síguenos en las redes sociales

Se el primero en comentar

3 + = 8

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp