martes, 31 de marzo del 2020

El rol de la universidad privada en la educación superior venezolana

12:08 pm
0

Los Rectores de las Universidades privadas de Venezuela sesionaremos próximamente en una jornada en la cual abordaremos temas relevantes de nuestra educación superior.

Me corresponderá abrir la discusión con “El rol de la Universidad privada en la educación superior venezolana” lo que no es sencillo y seguramente dadas las visiones distintas existentes derivará en un intenso debate y muchas diferencias que espero limar.

Preciso que está muy clara la constitucionalidad de la educación privada que el artículo 107 de la vigente carta garantiza “bajo estricta inspección y vigilancia del Estado”, nada nuevo y para confirmarlo basta consultar el artículo 53 de la Constitución de 1947  -la primera promulgada por una Asamblea Constituyente de legitimo origen popular- que establecía: “la educación es función esencial del Estado”.

No perderé el tiempo haciendo un diagnóstico del estatus actual porque lo conocemos suficientemente sino que confiando en la apertura que ahora se da o en palabras del joven Ministro Trompiz que en un encuentro reciente con algunos de nosotros señaló –y lo anoté textualmente- de la“nueva relación”que nace,  abordaré los a mi juicio retos del mañana.

Complementariedad, articulación y mayor cobertura;innovación y creatividad; mayor calidad y más exigencias; nuevos programas; financiamiento;mayor eficiencia; globalización; reposicionamiento; son los enunciados que desarrollaré y someteré a la consideración de mis pares.

Como se recoge endeclaración de la Conferencia Regional de Educación Superior de América Latina y el Caribe es obligante expandir la educación superior para todos lo que exige “una adecuada articulación de los esfuerzos del sector público y el sector privado de modo de generar las sinergias necesarias para alcanzar lo propuesto”. Fundamental comprender que lo público y lo privado no se oponen ni contraponen, sino que se complementan y suman en un esfuerzo común por educación de la mayor calidad que para tal debe ser más exigente y aquí rechazo cualquier concesión al facilismo y la mediocridad.

La Universidad privada debe apartarse del calco de las Instituciones públicas, tan rígidas y burocratizadas, con la innovación y la creatividad como su marca, con nuevos programas que se correspondan con el mundo cambiante que vivimos y aseguren pronta y mejor inserción a nuestros graduados dentro y fuera de las fronteras nacionales.

Hay que volcarse hacia la globalización y hacer del intercambio de docentes y estudiantes una rutina.  Afiliados a AIESEC, en cada oportunidad que recibo en nuestro campus a jóvenes extranjeros siento una gran desazón por la imposibilidad de nuestros muchachos de fortalecer su formación fuera de Venezuela.Más aun, estoy convencido que las universidadesprivadas pueden y deben crear una demanda sostenible internacional y el primer nicho a atender son los miles de jóvenes de la diáspora.

Más eficiencia, empresas que somos, en la gerenciación de la Universidad privada y procura de financiamiento en fuentes distintas, que las hay, al mero pago de la matricula por parte de los estudiantes.

Quo Vadis decían en Roma – ¿a dónde vas?- Es existencial definir hacia dónde va la Universidad privada y reposicionarnos. Algunos apuestan a cubrir la demanda de los sectores de mayores ingresos,  reposicionándosehacia instituciones de elite lo que seguramente no será fácil de digerir pero que es una opción, quizás una buena opción.

Por Luis Eduardo Martínez 

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/EuYqWnEsW8v6M929v9VcT3

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

6 + = 15

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp