martes, 11 de agosto del 2020

Encovi 2019-2020

11:09 am
0

El pasado martes 14 asistí, virtualmente, a la presentación que la Universidad Católica Andrés Bello hizo a la sociedad civil venezolana de la Encuesta de Condiciones de Vida (ENCOVI 2019-2020).

 

Tras la apertura del Rector Virtuoso, los profesores Luis España y Anitza Freitez mostraron los resultados de una rigurosa investigación que testeó 9.932 hogares de todo el país entre noviembre de 2019 y marzo de 2020.

Lo que vi es vergonzoso: Venezuela es hoy el país más pobre de América Latina y de los más del mundo al nivel de naciones subsaharianas que hasta hace poco nos espantaban –aún vistas desde lejos- por sus recurrentes tragedias humanitarias.

“El drama social que vive el país clama al cielo” proclamó mi colega Rector y casi provocó gritar parafraseando a Jesús crucificado: “Dios mío, porque nos has abandonado”.

En su disertación España reveló que el 79,3% de los venezolanos se encontraban sumergidos en pobreza extrema y 96,2% eran pobres al cierre de 2019. Es de destacar que en el  2014 la  pobreza extrema se ubicaba en 20,6%. lo que nos deja con la dolorosa conclusión que a la fecha del estudio se encontraron con 58,7 % de “nuevos pobres” en condición extrema. El investigador de la UCAB explicó que “el aumento de la pobreza se debe a la caída de la economía. Entre 2013 y 2019 el PIB se redujo 70%, entonces no hay riqueza para repartir, no hay bienestar para disfrutar”.

La realidad, pasado un semestre del 2020, es peor y el futuro mediato espeluznante. El parón por el COVID19 que nadie puede pronosticar hasta cuando se extenderá, hunde aún más la economía, pulveriza el poco ingreso de las familias y suma más pobres a los millones que ya son.

ENCOVI 2019-2020 reporta que el 33 % de los hogares padecen de inseguridad alimentaria severa y que hasta 74 % entre moderada y severa es decir que casi las tres cuartas partes de los venezolanos pasan hambre, incluso mucha hambre. Solo 3 % de los hogares no padecen de inseguridad alimentaria otra vez echando a un lado la definición académica: una porción infirma de venezolanos no pasan hambre.

El 30,3 % de niños menores de 5 años sufre de desnutrición crónica; la mortalidad infantil aumentó y la general también subió mientras disminuye la esperanza de vida; la demanda educativa cae; cuentan 2,3 millones de emigrantes recientes y menos población con más envejecimiento.

Pudiera seguir desgranando cifras pero no es el caso porque ENCOVI 2019-2020 ya está en internet disponible para cualquier interesado. Lo relevante es que hacer y/o cómo hacer para dejar atrás este drama.

A una pregunta que le hice, España respondió que era indispensable estabilidad política para poder atender la crisis económica que es social agregando que se requiere de mucho financiamiento internacional para atender nuestras carencias pero que este no llegará mientras persista nuestra crisis política.  

Convencido estoy que si la dirigencia política –y deliberadamente no utilizo “el liderazgo”-  es capaz de echar a un lado ambiciones desmedidas, odios, mezquindades, si en lugar de privilegiar las posiciones que detentan o las que esperan ocupar, si recuperan unos y otros la sensibilidad y se ven en los ojos de todo un pueblo que sufre, probablemente alcancen la grandeza de la cual hoy carecen y poniéndose de acuerdo para empujar en la misma dirección harán que Venezuela mañana sea otra. Entonces Dios volverá con nosotros.

Por: Luis Eduardo Martínez 

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/B81wBoUj4hr6VrfdmQDiQ5

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

3 + 1 =

WhatsApp chat