domingo, 17 de noviembre del 2019

Fin de las embajadas

2:08 pm
163
0

Tomo el titulo para este artículo del libro de Alain Perefitte “Fin de las Embajadas” de 1954. Interesa en el texto la visión que tiene un diplomático de los dramáticos acontecimientos, de la ocupación y la liberación de Francia en el período de la segunda guerra mundial. Y lo sucedido en Francia durante el horror de la invasión fascista de su tierra.

Narra el drama del cipayo colaboracionista, muy similar, a la que promueve la oposición aquí vs la honorabilidad de quien dedica su vida a la resistencia. Y lo que sucede con quien pretende el absurdo de querer “ponerse por encima de la realidad” de la ocupación extranjera de su patria.

Igual, el libro viene al caso sobre la forma insensata cómo se ha manejado el tema de la ocupación violenta, con ataque a nuestra embajada en Washington. ¿Será éste el próximo paso de Trump, concebido para acabar con las Embajadas, como expresión civilizada de la relaciones internacionales y el rol de los embajadores en situaciones de crisis como la que vive en el país?

De ahí que nos preocupe este precedente como posible tendencia hacia la ruptura de los modos, normas y la legalidad como hasta ahora se han manejado las relaciones diplomáticas entre naciones.

Aunque vale apreciar que las embajadas de hoy no son ni sombra de lo que fueron en el Siglo XX.

Los embajadores y su vocería privilegiada fue largamente sobrepasada por las noticias en otros tiempos. Debido a la imparable violencia de la globalización, tecnológico y comunicacional de las redes en que estamos atrapados. Aunque el tema de los ataques a embajadas tiene precedentes que se deben revisar, recordemos, el asalto de la embajada de España en Guatemala en 1980 por grupos paramilitares que provocaron la muerte de 37 personas, y donde el entonces embajador resultó herido y salvó la vida de manera milagrosa.

Son múltiples, como feroces, las decenas de ataques a las embajadas de diversos países en el mundo.

Pero el abuso en la Embajada en Washington asombra por su violencia. Paradójico considerar que ésta suceda en la capital DC, del país que se dice “el mas democrático del mundo”, contra nuestra soberanía. Y que ha sido y fue reprimido por la policía por diversos modos a cual mas primitivos, incluidos becarios pagados por USAID que representan al autoproclamado ante el Bárbaro. ¿Será el inicio del fin de la Embajadas?.

Por: Tulio Monsalve


Se el primero en comentar

43 + = 50

WhatsApp chat