miércoles, 11 de diciembre del 2019

FREDY

10:24 am
117
0

Alguna vez oí que el drama que padecemos es en buena medida resultadodel culto a los héroes de la independencia –devenidos enmilitares en la guerra- y  la permanente exaltación de las batallas, las más de ellas escaramuzas, de los 10 años que nos llevó separarnos de España.

Privilegiamos los hechos armados sobre lo civil y, sin desmeritarlos, basta que hayan abrazado el tricolor para que cualquier bandolero trocado en soldado –de aquel tiempo terrible- se encuentre inscrito en el “Altar de la Patria”. Quizás el mejor ejemplo, pasadas las contiendas, es el de Pedro Carujo, plantado sobre sus arreos de comandante, espetándole a Vargas “el mundo es de los valientes” cuando el primero era –sépanlo- de los venezolanos más instruidos de la época.

El pasado fin de semana disfrutamos del cumpleaños de Fredy Maza Tirado, que en propiedad podemos calificar como un prócer civil, que lo es y la calificación no es para jalarle porque entre Fredy y yo los falsos halagos sobran. Mr. Google define prócer como “Hombre ilustre que es respetado por sus cualidades y disfruta de especial consideración entre los de su clase o profesión” y ese es Fredy, un hombre respetado y considerado por su honestidad, dedicación al trabajo, solidaridad con los suyos, compromiso con las mejores causas, esposo, padre y abuelo de excepción, amigo de los de verdad.

Mientras escribo recuerdo una frase de Gonzalo Barrios en el sepelio de Rómulo Betancourt” “Es fácil dar la vida por una causa en un minuto. Lo difícil es dar cada minuto de la vida por una causa”. Fredy así lo ha dado, cada minuto de su vida en forjar una hermosa familia, levantar empresas, multiplicar las oportunidades para miles que gracias a él hoy tienen un negocio, una casa  o más importante aún una sólida formación profesional. Muchos ven en Fredy un banquero pero pocos conocen una de las facetas más bonitas de su existencia: la de promotor de la educación, de educación de la mayor calidad, de la mano de su hermano Arístides. Los dos, y con ellos también Edmundo Kabche justo es recordarlo, sacaron de la quiebra a la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho y a la Universidad Tecnológica del Centro y las convirtieron en centros de excelencia académica para los jóvenes del oriente y centro del país. Hoy son muchos los que exhiben sus títulos de Ingenieros, Abogados, Licenciados, Odontólogos, Magister, TSU,por la cuidadosa gestión de Fredy que desde los Consejos Rectoral y Superior de ambas instituciones ha sido garante de sostenibilidad especialmente en un entorno de dificultades como en el que navegamos.

Cumplió 80 años Fredy y quienes le acompañamos este sábado, Sonia, sus hermanos –falto físicamente Temístocles pero con Puro y Emilia se encontraban presentes espiritualmente-  y cuñadas, Fredyto, José Alberto e Ibelice, nietos y sobrinos, primos y amigos muy cercanos que tanto le queremos, nos sentimos muy orgullosos de estar a su lado por lo tanto que ha dado y seguros que mucho aun dará.

Hombres como Fredy –héroesdel día a día- es que necesita Venezuela. //Luis Eduardo Martínez Hidalgo 

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/HR8cecMVnnSAICACVrlJiO

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

8 + = 9

WhatsApp chat