jueves, 27 de febrero del 2020

HRW: Grupos armados ilegales imponen la ley en frontera colombo-venezolana

1:55 pm
0

Habitantes del departamento de Arauca y el estado Apure, (ciudades fronterizas de Venezuela y Colombia) viven sometidos a las reglas impuestas por los grupos paramilitares que han invadido ambas zonas, advirtió este miércoles la asociación Human Rights Watch (HRW).

Mediante el informe redactado por la organización, se conoció que los ciudadanos de las regiones fronterizas son castigados por parte de los guerrilleros con multas y trabajos forzados que llevan hasta la muerte, entre otros. El director ejecutivo para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, declaró que “los residentes en Arauca y Apure viven con miedo, ya que los grupos armados reclutan a sus hijos e imponen sus propias reglas, amenazan a los residentes y castigan a quienes desobedecen, incluso con asesinatos o meses de trabajo forzado en los campos”, agregando que presentará hoy el estudio en Bogotá.

Según el informe, estas guerrillas estan conformadas por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), una disidencia de las desmovilizadas FARC y las venezolanas Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FPLN).  “Los guerrilleros son la policía: Control social y graves abusos por parte de grupos armados en el departamento colombiano de Arauca y el estado venezolano de Apure”, señala la carta redactada.

Lea también: Cristina Fernández volverá a ostentar la presidencia de Argentina

“Castigo para el que no cumpla”

La violencia en contra de los habitantes es el gancho con el que los grupos armados hacen cumplir la ley que imponen en las ciudades que colindan entre Venezuela y Colombia. Desde “prohibiciones de violación, robo y asesinato”, hasta regulaciones que rigen las actividades cotidianas como la pesca, el pago de deudas y los horarios de cierre de bares, forman parte de la amplia gama de reglas que imponen las organizaciones ilegales en las zonas.

Aunque para algunos ciudadanos, estas leyes reducen las incidencias delictivas en la sociedad, existen otras menores, que también “las hacen cumplir brutalmente”. Los toques de queda, también integran las medidas de carácter judicial que incluyeron los sujetos armados.

“Los grupos armados no estatales usan la violencia para controlar la vida cotidiana de las personas”, subrayó Human Rights Watch en su informe. Para la organización no es convincente “los rumores” de estos hechos, por lo que prefiriò llevar a cabo una visita a Arauca, donde entrevistó a 105 de los ciudadanos que viven esta situación.

La encuesta incluyó a líderes comunitarios, víctimas de abusos y sus familiares, trabajadores humanitarios, defensores de derechos humanos, funcionarios judiciales y periodistas. Según el organismo, en algunas áreas “prohíben usar cascos de motocicleta para que los miembros del grupo armado puedan ver las caras de los viajeros y extorsionan rutinariamente dinero a prácticamente cualquier persona que realice actividades económicas”.

Impunidad total

Entre los testimonios recopilados por Human Rights Watch, se constató que estos grupos paramilitares aplican medidas “que incluyen asesinatos, trabajos forzados, reclutamiento de niños y violaciones, se cometen como parte de la estrategia de los grupos para controlar la vida social, política y económica de Arauca y Apure”.

“Los grupos operan con una impunidad casi absoluta en ambos lados de la frontera y especialmente en Venezuela a veces están en connivencia con las fuerzas de seguridad y las autoridades locales”, declaró el director de la organización, José Miguel Vivanco.

Según el estudio, aunque Colombia ha tratado de arrebatar el poder a los grupos armados, los abusos siguen impunes. Mientras en Venezuela, las guerrillas “parecen sentirse aún más libres para operar”. “Al menos 16 cuerpos (sin vida) de civiles fueron encontrados en Arauca en 2019 con mensajes en papel en los que se acusaba a las víctimas de ser ‘informantes’, ‘violadores’, traficantes de drogas’ o ‘ladrones’. Algunos estaban firmados por grupos disidentes de las FARC que operan en el área”, añade el informe.

“Con trabajos forzados, obligándolos a trabajar durante meses sin paga en fincas, limpiando caminos o cocinando” para ellos, “lo que a menudo ocurre en Venezuela”, son algunos de los castigos que aplican los guerrilleros a los habitantes. Colombia y Venezuela, que no tienen relaciones diplomáticas desde febrero de 2019, comparten una frontera de 2.219 kilómetros, donde operan grupos guerrilleros, bandas criminales herederas de los paramilitares colombianos, contrabandistas, narcotraficantes y delincuentes comunes. //Por José Alexander Piñango @pjoalex958

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/EuYqWnEsW8v6M929v9VcT3

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Síguenos en las redes sociales

Se el primero en comentar

5 + 4 =

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp