lunes, 20 de enero del 2020

Militarización del espacio

3:26 pm
87
0

“Es un momento histórico, un día excepcional: hoy hemos reconocido que el espacio está en el centro de la seguridad nacional y de la defensa de América”. Tal fue la afirmación del presidente Trump con oportunidad de firmar una nueva etapa en la militarización del espacio. “La dominación americana en el espacio nunca pueda ser cuestionada o amenazada, pues sabemos que la mejor manera de impedir los conflictos es de prepararse a la victoria”, añadió Trump.

Lea también: Tentaciones

Militarización del espacio: nuevo campo de batalla. Es la colocación y desarrollo del armamento y tecnología militar en el espacio exterior. La militarización del espacio nunca cesará antes de conseguir una supuesta mayor ventaja militar. En el Pentágono, ese “Spacecom” llegará a ser el 11º comando militar y la 6ta rama del ejército norteamericano, dependiendo de la Fuerza Aérea. Debería disuadir cualquier agresión e ir formando los ejércitos yankees para la guerra en el espacio.

Por supuesto, los países importantes como China y Rusia, frente a la iniciativa norteamericana, no se quedan o no se quedarán atrás. La decisión de Estados Unidos fue inmediatamente cuestionada y rechazada por la República Popular de China, al considerarla un acto de militarización que viola las leyes internacionales sobre el uso pacífico del cosmos.

No hay duda: los países importantes muestran el mal ejemplo. Pocos de ellos parecen dispuestos a respetar el Tratado original. El Tratado de la ONU sobre Espacio Exterior es del año 1967 y ha sido ratificado formalmente por EE.UU, Rusia, China, y cierta cantidad de países europeos. Pero sin preocuparse del respeto real.

En 2015, 103 países son partes del Tratado, mientras que 24 han firmado el acuerdo, pero no lo han ratificado todavía.
En 1983 el presidente Ronald Reagan, propuso la Iniciativa de Defensa Estratégica –sistema de armas espaciales popularmente conocido como “Guerra de las Galaxias”-, este fue ridiculizado ya que era muy costoso y demasiado poco realista para su tiempo.

Hoy, hemos dado graves pasos hacia una nueva guerra fría. Uno nunca sabe si, y cuándo, se transformará ese desprecio mutuo en disposición al aniquilamiento mutuo.

Por: Bruno Renaud

 

Síguenos en las redes sociales

Se el primero en comentar

8 + 1 =

WhatsApp chat