lunes, 06 de julio del 2020

Monaguense con covid-19 en Perú: Vivir la pandemia es como estar en una película de terror

3:52 pm
0

En la provincia de Pisco, en Perú, una monaguense residenciada desde 2018 ha tenido que vivir la amarga experiencia de padecer el virus del covid-19, detectado en su organismo en una prueba médica que se realizó el 6 de junio.

 

Para esta connacional, que prefirió resguardar su identidad, su estadía en esa nación ha sido como estar en una película de terror, pues la población infectada, debe buscar la mil y una formas de como sobrevivir a esta pandemia que ha provocado, hasta estas últimas 24 horas, 279.419 casos y 9.317 víctimas mortales.

La monaguense contó a El Periódico de Monagas, haber evidenciado el abarrote de pacientes que ingresan a diario a los hospitales públicos, aún cuando no cuentan con los insumos médicos necesarios; la escasez de medicamentos en las farmacias la falta de atención médica en clínicas privadas y consultorios por no contar con un seguro, entre otras cosas que ponen en riesgo la salud de los ciudadanos contagiados.

“Tan grave es la crisis sanitaria en ese país que hasta las clínicas privadas y los consultorios están inundados de personas contagiadas con covid-19”, detalló, al tiempo de afirmar que la salud en Perú es privada tanto para los peruanos como para extranjeros.

En este país donde la connacional indica que ganarse 8 dólares diario depende de 12 horas de trabajo, sin mencionar los gastos en los servicios públicos y el arriendo, lamentó que “al que no tenga el llamado Seguro Integral de Salud (SIS) no lo atienden en los centros de salud privado. Ni la grave situación que hay en este país redarguye el corazón de los profesionales de la salud que hacen vida en los hospitales privados”.

Pisco, es una ciudad perteneciente a Ica, departamento del Perú que contabiliza 7.121 casos de covid, cifra en la que entra la migrante monaguense; la mayoría de los infectados son asintomáticos, indica la residente.

Lea también: OEA promueve la campaña “Soy venezolano, soy refugiado” para disminuir la discriminación y xenofobia

Lo que se siente padecer el covid-19

Padecer del covid-19 no ha sido nada fácil para esta venezolana residenciada en Perú y es que según su relato, sobrevivir a este virus requiere de una cantidad de medicamentos, que en su mayoría, están escasos.

“Fue el pasado 3 de junio cuando los síntomas del covid-19 se manifestaron empezando con un malestar general parecido a la gripe, me empezó a doler la cabeza y me picaba la garganta, en un momento pensé que era un simple resfriado porque yo me cuidaba muchísimo”, relató la migrante monaguense.

“El día que me di cuenta que tenía el virus fue cuando perdí el olfato por completo y el gusto, pues me puse a oler alcohol, desinfectante, colonia y no me olía a nada, allí caí en cuenta que estaba contagiada”, añadió.

La mujer oriunda de Maturín contó que “al siguiente día presente fiebre, escalofríos, perdida del gusto y del olfato, y así sucesivamente; fue el 5 de este mes cuando decidí hacerme la prueba, como lo espere todo fue un caos, estuve desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche en un hospital donde solo me tomaron la temperatura, pulsaciones, presión arterial y peso y me dieron la orden para rayos X. Estando allí vi como la gente caí al suelo, unos morían delante de mí y otros trataban de salvarlos colocándoles oxígeno, como una película de terror”.

Dijo que al día siguiente, luego de realizarse el tele del tórax la pidieron que se realizará la prueba rápida, un enfermero le indicó que el test no era veraz y la ayudo a hacerse la prueba del hisopado, los cuales, en ese entonces, recibiría sus resultados dentro de 5 días.

Durante esa espera, agobiada por si era o no positivo al virus y pensando que podía contagiar a su familia, la residente padeció “diarrea, dolor en los huesos, fiebre interminable, escalofrío, fatiga, dolor en el pecho, mucha tos seca, y no podía respirar bien, llegue a pensar que moriría, no deje de tomar el tratamiento fueron días muy duro”.

Agregó que tras ser diagnosticada el pasado 6 de junio comenzó a aplicar los tratamientos indicados por el personal que la asistió.

Los fármacos recetados por los especialistas fueron: Azitromicina una diaria por 5 días, prednisona una diaria por 10 días, aspirina una diaria por 10 días, paracetamol cada 8 horas, y Ivermectina tome 2 dosis nada más mucho té caliente gengibre,cebolla, ajo, citrona , eucalipto, limón mucho liquido , sopa, y vaporizaciónes de eucalipto y vaporizaciónes de sal.

“Este domingo 28 de junio, precisamente me dieron de alta, debo seguir cuidándonos pero supere está batalla”, continuó.

Ivermectina: La medicina que ralentiza el virus

Durante su relato, la residente en Perú afirmó que la Ivermectina (medicamento antiparasitario utilizado contra la ceguera de los ríos, la filariasis linfática y otras enfermedades tropicales desatendidas) ha sido efectiva para ralentizar el virus del covid-19.

Mencionó que cumplir con este tratamiento requiere de tomarse dos dosis seguida un día y otro por cada kilo de peso una gota. “Ejemplo si pesas 70 kilos son 70 gotas diluidas en jugó o agua y debe repetirse a los 15 días la Ivermectina”, acotó.

Dijo que esta medicina, para el uso humano, ha logrado vidas en el país, gracias ha que ha sido recetada en las guías terapéuticas nacionales para COVID-19 de Perú, logran conseguirse en las farmacias.

¿Cómo ha sido mi estadía en Perú?

La migrante monaguense también relató como ha sido su estadía en Perú, desde migró de Maturín el pasado 16 de julio de 2018. “Ese día emprendí mi viaje junto a dos amigos desde Maturín hasta Perú. Llegar a la ciudad de Pisco, donde hubo un devastador terremoto en 2007 donde murió mucha gente, nos tomó cinco días y desde ese entonces he trabajado fuertemente para sobrevivir”, dijo. 

“No he descansado para poder mantener a mi familia aquí y para poder ayudar a los que quedaron en Maturín”, mencionó.

“Solo le digo a mi gente bella de Maturín unas palabras que escuche una doctora la vida no tiene precio y debemos luchar, estamos peleando con un enemigo invisible y debemos tener mucho cuidado, precaucion y que Dios los cuide y los bendiga”, resaltó.

Por último, la monaguense dio a conocer que fue atleta de la selección de Venezuela en fútbol de campo, y también atleta de la selección de Monagas en fútbol de campo y softbol. “Aunque inicie con la selección de Mérida porque estudie por aquellos lados”, añadió.

Concluyó indicando que es egresada del Instituto Universitario de Tecnología Industrial “Rodolfo Loero Arismendi” (Iutirla) en Relaciones Industriales con 13 años de experiencia en el área de Seguridad Industrial en el área civil y petrolero Monagas.

Por José Alexander Piñango  @pjoalex958

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/IVUfaW4uO9SC2IHu4PmHRm

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

+ 72 = 82

WhatsApp chat