lunes, 06 de abril del 2020

Muerte del médico que advirtió del coronavirus causó ira en China

12:42 pm
0

Luego que se desatara una jornada de caos y varios desmentidos, las autoridades sanitarias chinas confirmaron la muerte del médico Li Wenliang, uno de los primeros profesionales de la salud de Wuhan que había alertado sobre la aparición del nuevo coronavirus.

Wenliang falleció al contraer la enfermedad mortal, que en China ha acabado con la vida de cerca de 650 personas, la madrugada del jueves- viernes, hora local del país asiático.

Este registro mortal desató la ira de los ciudadanos chinos, quienes a través de las redes sociales expresaron sus molestias en contra del gobierno por haber ocultado, en un principio, la presencia del recrudeciente patógeno.

Y es que el oftalmólogo de 34 años, les había advertido a unos compañeros de trabajo sobre unos casos registrados en su hospital, el Central de Wuhan -la ciudad en el epicentro de la epidemia-, similares al contagio del SRAS, otro mortífero coronavirus, que apareció entre 2002 y 2003.

Mediante Wechat (un híbrido entre WhatsApp y Facebook occidentales), Li les aconsejó a unos 150 colegas por privado que se protegieran de la nueva cepa. El mensaje llegó a manos de las autoridades, quienes al tiempo, lo hicieron desmentir la información.

Lea también: EE UU destinará $100 millones a las naciones afectadas por el coronavirus

Hong Kong organizó una vigilia en honor al médico Li Wenliang.

Hong Kong organizó una vigilia en honor al médico

Durante una reunión con los gestores del hospital y autoridades policiales, el médico tuvo que firmar un documento donde admitiera su “error”, además de eso, lo acusaron de de difundir rumores que en China acarrea hasta siete 7 años de prisión, y le instaron a frenar sus comentarios.

Más adelante, la “mentira” del oftalmólogo se convirtió en una realidad que no sólo ha tocado al país asiático, matando a 637 de sus ciudadanos, sino que también ha afectado a al menos 26 países, contagiando hasta la fecha a 31.198 personas, según el gobierno chino y una investigación de BBC.

Li Wenliang contrajo el virus una vez que sin protección, tratara a una paciente que resulto infectada, en los primeros días del estallido de la epidemia. “No creo que él fuera alguien que difundiera rumores. ¿No ha quedado claro ya?”, declaró su padre Li Shuying a la BBC tras su muerte. “Mi hijo era una persona maravillosa“. Deja una viuda embarazada y un hijo.

“Un Héroe”

Fueron algunos medios locales, que aún “controlados por el gobierno” y vistos como altavoces de éste, notificaron el deceso del profesional de la salud la noche del jueves. Pero no había pasado la hora, cuando las publicaciones fueron borradas de sus portales, y en vez de eso, expusieron un comunicado del hospital en el que indicaban que el personal médico hacía todo lo posible por reanimarlo, ya que estaba “en condición crítica”.

Unos funcionarios del gobierno intervinieron con los medios de comunicación una vez que publicarán la muerte del joven médico, por eso, cambiaron la versión, según pudo saber BBC por medio de periodistas y personas en el lugar.

Altar por Li Wenliang en el Hospital Central de Wuhan.

La muerte de Li fue confirmada tras horas de desmentidos y confusión

El “esfuerzo” que hicieron los médicos no fueron suficientes para salvar la vida de Li, por lo que horas después de confusión y desmentidas las autoridades del hospital confirmaron su muerte mediante la aplicación Weibo -similar al Twitter occidental-. De allí, partieron las manifestaciones de dolor… y rabia.

El gobierno de Wuhan le debe una disculpa al doctor Li Wenliang fue una de las mayores tendencias. Seguidamente, apareció el destacado reclamo “queremos libertad de expresión”, que se mantuvo por un buen timepo en internet.

Pero la maquinaria de censura en China hizo de las suyas y acabó eliminando las peticiones. La BBC pudo comprobar esto, ya que la mañana del viernes era imposible conseguir estos términos en la popular red social, ni siquiera los cientos de miles de comentarios expresados en contra del gobierno, pues habían sido eliminados junto con las palabras claves.

“Esta no es la muerte de un soplón. Es la muerte de un héroe, se podía leer en una de las publicaciones.

Una ciudadana china llora la muerte de Li Wenliang.

Numerosos ciudadanos chinos manifestaron dolor y enfado por la muerte del médico

Pero las intervenciones en los censores no detuvieron la manera de expresar libremente el enfado de los usuarios chinos, quienes comenzaron a comentar “¿Puedes hacerlo? ¿Lo entiendes?”, bajo el Hashtag, haciendo referencia al documento que el profesional de la salud tuvo que firmar obligatoriamente, tras ser acusado por la policía de “alteración del orden social”, según recogió el portal What’s on Weibo, especializado en esta red social china.

“Muchos ciudadanos están expresando su ira y tristeza por la muerte de Li, pero también sobre la forma en la que se reportó y la desconfianza en los medios, en las autoridades y las plataformas de redes sociales que derivan de todo ello”, explicaba en el portal la sinóloga y editora jefe Manya Koetse.

“No lo dejaron vivir cuando estaba vivo, y no lo dejaron morir cuando estaba muerto”, fue uno de los comentarios recopilados por Koetse.

¿Apertura?

El corresponsal de la BBC en Pekín, puntualizaba que los esfuerzos del gobierno por gestionar la epidemia han mostrado los peores aspectos del sistema de mando y control” del Partido Comunista, liderado por Xi Jinping.

Consideró que “ahora, los censores van a intentar encontrar una manera de convencer a 1.400 millones de personas de que la muerte del médico Li Wenliang no es un ejemplo claro de la limitación de la capacidad del partido para manejar una emergencia, cuando la apertura puede salvar vidas y restringirla puede matar“.

Ante este lamentable hecho, las autoridades anunciaron el pasado viernes de que Comisión de Supervisión Nacional arribará a la ciudad de Wuhan, para que se investigue en detalle “los asuntos relacionados con el médico Li”. La prensa oficial, que lleva en portada la medida, informó que se enviará un equipo a Wuhan para que lleve a cabo esta tarea.

Foto compartida por Li

El doctor Li publicó una foto suya desde su cama en el hospital en las redes sociales el 31 de enero. Al día siguiente fue diagnosticado con coronavirus

La portavoz del Ministerio de Exteriores chino Hua Chunying se limitó a decir que “no se trata de un asunto diplomático”, una vez que le preguntarán sobre qué va a investigar concretamente ese equipo y por las razones que llevaron a la policía de Wuhan a reprender al médico, durante una rueda de prensa, informó la agencia EFE.

Internet no fue el único sitio para que las quejas se hicieran sentir, hubo otros ámbitos.

La organización Chinese Human Rights Defenders (CHRD) recogió una carta abierta a la policía de Wuhan por parte de lo que consideró “sectores inusuales”: egresados de la Universidad de Fudan en Shanghái, la Asociación Profesional de Médicos y de Profesionales del Sector Jurídico, en la que exigen responsabilidades por su actuación contra Li y otros que advirtieron al público.

Las autoridades policiales de Wuhan terminaron pidiendo disculpas por las acusaciones y atropellos hacia el médico, una vez se conociera la magnitud de la epidemia, mientras que el Tribunal Supremo del país se pronunció sobre la actuación de los organismos de seguridad de Wuhan, considerando que haber reprendido a “varias personas” por sus comentarios por el virus, no fue la manera correcta y adecuada, sin citar literalmente el caso de Li.

El liderazgo chino ya había enfrentado acusaciones por minimizar la gravedad del virus y al principio tratar de mantenerlo en secreto, y admitió las “carencias y deficiencias” en su respuesta a la crisis. Por otra parte, la OMS ha alabado la gestión de Pekín y considerado que su pronta reacción y apertura a la cooperación internacional ayudó a reaccionar rápido para frenar los contagios a nivel global.

Homenaje

Mientras la epidemia continúa y las naciones siguen luchando por combatirla, se acumulan los ciudadanos chinos que rinden homenaje al médico que, en un principio, advirtió la presencia del coronavirus.

A las puertas del hospital donde trabajaba, en Wuhan, levantaron un pequeño altar con flores. Por su parte, el gobierno de la provincia expresó sus condolencias y su pesar por su muerte, y alabó su labor “en primera línea” de la lucha contra la epidemia, en un escueto comunicado.

Mientras que en Internet, a las muestras de respeto y alabanzas se sumó otra frase que acaparó muchos de los comentarios, sacada de una de las últimas entrevistas que ofreció el joven médico cuando estaba en cuidados intensivos.

Altar en honor a Li Wenliang en Wuhan.

El médico tenía solo 34 años

Una sociedad sana debería tener más de una voz”dijo Li en una entrevista con el portal chino Caixin el pasado 30 de enero.

Tras contar que no quería problemas con la policía y minimizar la importancia de sus acciones en tono humilde y cercano, el médico por entonces seguía mostrando esperanza y valor. “Aún quiero ir a la primera línea [de la lucha contra la epidemia] cuando me recupere. La epidemia aún se está propagando. No quiero ser un desertor”.

Por José Alexander Piñango  @pjoalex958

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/EuYqWnEsW8v6M929v9VcT3

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

35 + = 45

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp