sábado, 28 de marzo del 2020

Navidad expectante

4:57 pm
0

Por: Beltrán Haddad

Llegó la navidad con su calidez tradicional, la propia de los venezolanos, de hallacas y pan de jamón, de pernil y tortas caseras, de gaitas y aguinaldos, de la parranda allá en el pueblo. Pero hoy no es la misma de antes. El tiempo pasa y esta navidad llega en medio de la crisis que estamos viviendo: guerra de precios, guerra económica por más que quieran negarla. De nuevo la navidad, pero los enemigos la pretenden maliciosamente expectante y así la quieren los que no escatiman esfuerzos para dar el zarpazo. Estamos a pocas horas de la noche de navidad y queremos pasarla en felicidad, sin odios entre los habitantes de esta tierra, sean del gobierno, sean de la oposición, o no sean de ninguno de los dos, pero vivirla en noche de paz.

Este país durante mucho tiempo estuvo signado por un consumismo arrollador y hoy está sitiado por una hiperinflación sin límites al son de un dólar manipulador. Y así nos encontramos, pero con la mira en el año que comienza y de un día de enero en que ciertos sectores de oposición y sus aliados extranjeros nos colocan expectantes. No dejan de atemorizar. Quieren llevarnos al caos y crean un “10 de enero” para una navidad expectante, que nos coloque en situación de espera de lo impredecible, de lo malo, de la agresión o de lo venidero calamitoso con gobiernos enemigos que amenazan con desconocer al nuestro y hasta con intervención. México acaba de decirles que no romperá relaciones con Venezuela e invoca el principio de autodeterminación de los pueblos.

El día 10 de enero no es un día de “piedra negra”, es una día para la paz y contra la violencia. Será día de fiesta de la democacia participativa y tendrá como garante al pueblo en la calle. Venezuela es un país para vivir y convivir humanamente como ninguno en el mundo. Seamos verdaderos venezolanos de la conversación y sepamos comprendernos como iguales en una navidad sin odios, de respeto al punto de vista de los demás y contra la cultura del miedo y la violencia.  Es mi mensaje ante las estadísticas dolorosas de muertes de tránsito por exceso de velocidad que ocurren en navidad y en fiestas de fin de año. Pero también hago el alerta ante las amenazas de agresión de índole diplomática o de intervención militar en nuestro suelo. Hoy les digo con cariño: ¡Cuídense y estemos alerta!

¡Que pasen una feliz noche buena en armonía familiar y con el amigo que nunca falta en la cena de navidad!

Se el primero en comentar

8 + 2 =

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp