sábado, 06 de junio del 2020

“No me alcanza el sueldo”

11:13 am
0

En medio de toda ésta crisis económica que lamentablemente se está desarrollando en Venezuela desde hace varios años, lo cual se ha caracterizado por un bajo poder adquisitivo de la masa trabajadora y con una inversión insuficiente para restablecer los equilibrios económicos, con una altísima especulación y un bachaquerismo a todos los niveles que actúan de manera descarada y sin contemplaciones.

 

La crisis ha generado unas terribles consecuencias, que destaco en una perversa triada: baja producción y productividad…una ilegal e inhumana hiperespeculación…y los más altos índices de hiperinflación…

La nefasta situación económica ha traído como consecuencia una serie discusiones y debates políticos, que forman parte del ambiente polarizado, cuando se enfrentan las parcialidades políticas que se acusan mutuamente de tener la responsabilidad y autoría intelectual en la que el Gobierno llama guerra y sabotaje económico y la oposición política venezolana y la derecha internacional, culpabiliza al Gobierno de todos los desajustes económico.

Apartando por un momento la diatriba política por identificar las culpabilidades y responsabilidades, hay una realidad económica concreta por la que está pasando la sociedad venezolana que “no podemos esconder” y que pasa por algo que uno tiene rato escuchando entre familiares, vecinos y amigos y que originó el título de éste artículo de opinión: “No me alcanza el sueldo”.

Y eso significa una extremada y peligrosa caída en el poder de compras de las venezolanas y los venezolanos, que te dicen varias frases terribles y angustiantes: “Hoy me depositaron la quincena y ya la gasté”, “¿Cómo voy hacer para sobrevivir los 14 días que faltan para volver a cobrar?”, “No sé que le voy a dar de comer mañana a mis hijos”, “Ya no sé que más puedo vender de la casa, para comprar comida”, “Ya ni siquiera consigues un prestamista que te auxilie y todo está dolarizado”.

Tremendo daño están causando los precios bachaqueados y liberados, que hacen surgir dos preguntas: ¿Qué ha pasado con los precios regulados, justos y acordados? ¿Cómo se puede derrotar a una pareja letal en esta guerra multidimensional de destrucción masiva: la especulación y los bloqueos?

Por: Oscar Bravo

Se el primero en comentar

5 + = 8

WhatsApp chat