sábado, 23 de febrero del 2019

Crece la tensión y la expectativa

4:08 pm
26
0

Crece exponencial la tensión y la expectativa colectiva cubre con su manto la psiquis ya estremecida del venezolano. Largos días de espera. Intensos de angustias y esperanzas. Han sido jornadas cargadas de expectación, especulación y desenlaces inconclusos. Cada quien anotándose a la ejecución de su conveniencia. Los deseos delante de la realidad empujando hacia una solución satisfactoria y enmarcada en las percepciones de cada bando. En espera, de un hecho decisivo que dé vuelco a la presente situación política de la nación. Que cambie radicalmente el presente y perfile un futuro de bienestar colectivo. Enmarañados en múltiples y variadas noticias la gente adelanta y atrasa cada minuto el colofón de la crisis. Se mueven del timbo al tambo sin ruta certera ni meta concebida. La información diseminada abarca los extremos de posibilidades y da a cada quien una salida acelerada y definitoria. Reina entonces, la confusión y la incertidumbre. Pudieran bajar las energías. Agotadas en algún grado las voluntades, el ánimo de luchar y la decisión de acabar de una vez con esta situación. ¡Pero, la gente luce decidida!

Estrategia calculada opositora
Todavía hay mucho trecho que recorrer. Debemos estar conscientes que el cambio lleva sus etapas y estas su tiempo. Las cosas se han devenido una tras otra sin prisa pero sin pausa. Hemos adelantado bastante desde el iluminado 23E. No hay que desesperarse porque en realidad la situación evoluciona día tras día. Los cambios pueden producirse en cualquier momento. No hay fecha determinada. La oposición ejecuta un plan con estrategia calculada… prudente e inteligente. En esta situación el que se desboca pierde. Es tiempo de optimismo, confianza y serenidad. En la creencia de que estamos en camino y el puerto se ve claro e iluminado. El respaldo a Guaidó de los principales países occidentales ha sido enorme. Las medidas financieras comienzan a tener sus efectos desbastadores y el cerco económico estrecha los espacios y las posibilidades de movimiento al gobierno de Maduro.

Gobierno acorralado y en defensiva
Un gobierno acorralado internacionalmente, pero luciendo fuerte internamente. Esta es la verdad y no hay que llamarse a engaño. Lo veo dejando correr al adversario. Dándole libertad y permitiendo su libre albedrío. Preparan la defensa y parecieran dispuestos a enfrentar una invasión o golpe militar. Decididos a no entregar el poder sus acciones defensivas le quitan potencia y fuerza de respuesta. La campaña internacional les tienen achicopalados y el poderío militar del interventor les hacen ser cautos y ponderados. Superaron los plazos para el abandono del país a la embajada norteamericana. Craso error que corrigió el tiempo y el recoger de las palabras. En esta situación no valen las bravuconerías y las actitudes destempladas. Desafiantes o amenazadoras. El gobierno está en el filo de la navaja. Con la espadas de Damocles encima de la cabeza. Necesita tiempo para recomponer sus fuerzas y disuadir al contendor estadounidense. Ese es el tema principal dentro de las fuerzas militares venezolanas. ¡Una pelea casada en desventajas sin oportunidades de triunfo…

Consultar al soberano
Para la gran mayoría de los venezolanos el panorama relampaguea tímido. Hay confusión de lado y lado y la espera llena de ansiedad e intranquilidad a la gente. ¡No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista! ¿A quién beneficia esta indefinida tortura? Obviamente, al gobierno que necesita tiempo y volver a la normalidad. Aunque volver a la normalidad a estas alturas parece quimérico. No hay marcha atrás y las decisiones están tomadas. Solo unas elecciones generales enrumbarían al país por la senda de la democracia y la institucionalidad. El problema es netamente político. Requiere salida política y esta se logra solo si hay un proceso de negociación entre los actores principales de la trama. Consultar al soberano es lo pertinente en casos como éste. ¡Que hable el ciudadano que opine sobre la situación que decida con su voto! Este asunto hay que sacarlo de las manos del político. Ya sobró a quienes hacen política. Rebasó las competencias de los partidos creo yo. El juego está trancado y solo la consulta popular lo destranca. Para eso es la democracia, poder del pueblo y para el pueblo. La solución en manos de los venezolanos, no de extranjeros. Con sus intereses y componendas particulares. Buscar la legitimidad de origen… es lo planteado.

Por: Felix Cordero Peraza

Se el primero en comentar

16 + = 19

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com