miércoles, 24 de abril del 2019

Cristianismo frente al Capitalismo

5:03 pm
108
0
Compartir

En el mundo contemporáneo hay dos ideologías originarias que provienen del siglo XVIII: el liberalismo y el marxismo, cuyos efectos se han prolongado hasta la modernidad tardía, es decir nuestro presente. Del primero deriva el Capitalismo, el cual es fundamentalmente un sistema económico, y el segundo genera los movimientos del Comunismo y el Socialismo, los cuales no son sólo sistemas económicos, sino también culturales, sociales y políticos, esto es cosmovisiones, es decir modos alternativos (ideologías) de comprensión de la realidad, que se le imponen a la sociedad como absolutas. Según los principales ideólogos y dirigentes de estos movimientos inspirados en el marxismo, el objetivo es, en el caso de América Latina, el de realizar la revolución social e introducir el socialismo primero en Venezuela, por ser el país más rico de la región y ulteriormente en los otros pueblos latinoamericanos, como antesala o primera fase, en definitiva, de la instauración del sistema comunista. Durante estos próximos artículos estaremos analizando contextualizadamente estos tres (3) sistemas.

Es deber de la Iglesia iluminar siempre al pueblo creyente desde la perspectiva de la fe cristiana y desde la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) sobre los riesgos y contradicciones que comportan para la fe cristiana estos sistemas, en cuanto al propósito principal de Jesús de Nazaret: instaurar el Reino de Dios y su justicia aquí en la tierra, hasta lograr su consumación plena en la vida eterna.

En primera instancia reflexionaremos sobre el Capitalismo, objeto ya de importantes mutaciones atenuantes o de extralimitaciones inhumanas (neocapitalismo salvaje) del capitalismo liberal de los siglos XIX y XX. Como vertiente económica del liberalismo ha sido reiteradamente condenado por la Iglesia, por ser una alteración de la libertad, por confundir la libertad con la irresponsabilidad, por ser una rebelión del hombre frente a Dios.

El Papa Pío XI afirmaba que “El Capitalismo es la causa de la aparición del socialismo y, más tarde del comunismo”. Los puntos claves más contradictorios del capitalismo para un cristiano son: A. La disociación entre capital y trabajo, la explotación del segundo por el primero y las relaciones de fuerza y no de derecho entre uno y otro. B.

Los efectos económico-sociales aberrantes, es decir, la acumulación de la riqueza en pocas manos y la pobreza de una inmensa mayoría. C. La desenfrenada competencia económica. D. Por último, los factores posibles y rescatables, aunque algunas veces aplicados incorrectamente.

La propiedad privada de los bienes de producción, los cuales se eximen de honrar la hipoteca social con la que los gravó desde la creación la sabiduría divina para el servicio de todos, la iniciativa privada y el mecanismo del mercado como agente económico. Continuará…

Por: Padre Manuel Gerónimo Sifontes

Compartir

Se el primero en comentar

8 + 2 =