martes, 26 de marzo del 2019

Lo del cambio en la jugada

3:48 pm
77
0
Compartir
“Quienes están al frente de empresas, indistintamente de su tamaño y capacidad de maniobrar ante el desenvolvimiento hiperinflacionario, han comprendido, finalmente, que sí procede el llamado “recetario común”, para evitar que el mal económico obligue a cerrar, rematar o a recurrir forzosamente a sociedades que no siempre se traducen en salvaciones”.
La hiperinflación en lo suyo 
1.- Avanza el comercio influido y hasta sostenido en ciertas áreas de la economía por el libre desenvolvimiento del empleo del dólar. Por dicho signo, sin embargo, no abundan las expresiones de solidaridad a cargo de quienes semanas atrás decían que era prioritario avanzar en la “dolarización”.
2.- Pero lo que sí se califica de “avance extremo”, es que el Dicom y su comportamiento durante las últimas semanas, se le insista en calificar de “buena jugada”, indistintamente de sus usuarios insistan en que si se apostara por una “jugada” de primera, ella no podría ser otra que la unificación cambiaria.
3.- Lo cierto es que el Dicom, que se mueve en el mercado entre 3.200 y 3.300 bolívares por dólar, luego de carnavales, se le proyecta como del “máximo interés”, aun cuando no había seguridad de política de que subiera compitiendo con el Paralelo. A él, lo lleva nivelada la inflación por 3 semanas, aparte del remanente anterior.
4.- En cuanto al comportamiento de los precios, estos se mantienen estables en el mercado, si bien a pesar de que regulados todavía no están nivelados del todo. De hecho, para muchos se trata de un proceso que, a todas luces, continúa siendo ficticio, si bien está generando resultados que atraen la atención.
 
El Dicom en rol de líder 
5.- Si al Dicom continúan fijándolo por encima del Paralelo, y claro con respecto a que se le permita usarlo para importar con dólares de cada interesado en hacerlo, su uso innovador es impactante. Pero, además, si se admite que se le anote en libros para contabilidad, Seniat y demás fines, y que se venda con un margen justo, como que se obtenga una sensible ganancia en dólares que se le reconvierta ahora legalmente para volver a cubrir el ciclo de importar, la economía reaccionará muy distinta a lo ya vivido.
6.- Abundarán los que afirmen que esto terminará convirtiéndose en un camino expedito para los importadores, y no así para los productores nacionales, a quienes se les hará mucho más difícil. Sin embargo, a estos últimos no se les excluye, ni se les impedirá que, a la larga, también terminen beneficiándose.
7.- Sobre todo porque dispondrán de la posibilidad de que ellos puedan, en los casos correspondientes, traer materias primas que necesiten, especialmente las básicas para la elaboración de sus productos.
8.- Ante dicho cuadro de repercusiones innegablemente positivas, desde luego, hay que evitar que aparezca un proceso absurdo de estricta regulación, o de persecución política que atemorice de nuevo.
9.- Eso hay que evitarlo, a como dé lugar, dada la hipersensible situación que se genera cuando, en el medio de los logros, aparecen individualidades burocráticas más interesadas en exhibir ostentaciones en el ejercicio del poder, que en contribuir con la consecución de efectos saludables para la administración, como de la población consumidora.
 
Un recetario común
10.- Quienes están al frente de empresas, indistintamente de su tamaño y capacidad de maniobrar ante el desenvolvimiento hiperinflacionario, han comprendido, finalmente, que sí procede el llamado “recetario común”, para evitar que el mal económico obligue a cerrar, rematar o a recurrir forzosamente a sociedades que no siempre se traducen en salvaciones.
11.- Dicha fórmula impone: velar las 24 horas día por el flujo de caja y fortalecimiento de la cobertura de pagos y financiamiento; optimización de los costos; pagos anticipados de inventarios y servicios.
12.- Desde luego, hay que hacerle un seguimiento a diario al comportamiento del entorno hiperinflacionario, y no desatender el del proceso cambiario. No perder de vista que el mercado está saturado de tasas inflacionarias, muchas de las cuales están influidas por la visión subjetiva de cada analista.
13.- Si a todo ello se le añaden las repercusiones que, día a día, están generando en la economía venezolana las distintas sanciones internacionales que se le han impuesto a la Nación, motivado a la situación política, resulta más que obligante para cada responsable gerencial o administrativo de las unidades empresariales, ocuparse las 24 del día a lo que es y representa el comportamiento del entorno en el que está su empresa.
 
La mano del Estado
14.- La complejidad de la diversificación de su condición de víctima ante la manera como actúa la delincuencia en cualquier sitio del país , sorpresivamente, ha pasado a ocupar posición importante ante la ausencia de los trabajadores en sus lugares de desempeño.
15.- El caso, aunque pudiera ser tratado de manera muy genérica, se ha ido expandiendo de tal manera que lo rutinario es que quien trabaja, es agredido, por igual, en el medio rural, el ámbito urbano, en el sistema de transporte o en el propio lugar donde trabaja. Desde luego, ante dicha situación, la acción delictiva, poco a poco, ha terminado incidiendo de manera sensible en la caída de la producción, como en la reducción de la expedición de servicios, por igual.
Compartir

Se el primero en comentar

5 + = 12