jueves, 25 de abril del 2019

Luces y virtudes sociales

5:07 pm
57
0
Compartir

El 7 de marzo el Guri que surte de electricidad al 82% del país sufrió un ciberataque orquestado por Mike Pompeo desde Houston y Chicago ordenado por el Comando Sur, como lo señaló nuestro presidente Nicolás Maduro. Mientras esto ocurría, Puerto Rico ya tenía varios días sin luz. El pueblo borincano le pedía a Donald Trump que sacara sus manos de Venezuela y las metiera, pero para bien, en su Estado Libre Asociado. Mas el problema es que Puerto Rico no tiene petróleo, por esto nadie dice nada, no es noticia. La única visita que hizo Trump a la isla fue para arrojarle papel toalé al pueblo. Puerto Rico no tiene Patria porque en 1898 los marines enviaron una “ayuda humanitaria” que realmente era una invasión.

Definitivamente hay seres de luz y seres de oscuridad. Unos la ponen, otros la quitan. En 1994, el Departamento de Energía de Estados Unidos reveló que llevó a cabo experimentos con radiación en seres humanos en cárceles borinqueñas, sin el consentimiento de los prisioneros durante las décadas de 1950 a 1970. Una de sus víctimas fue nuestro líder independentista Pedro Albizu Campos, el último Libertador de América, para quien “el valor más permanente en el hombre es el valor. El valor es la suprema virtud del hombre y se cultiva como se cultiva toda virtud y se puede perder como se pierde toda virtud. El valor en el individuo es un supremo bien. De nada vale al hombre estar lleno de sabiduría y de vitalidad física si le falta el valor. De nada vale a un pueblo estar lleno de vitalidad, y de sabiduría si le falta el valor”. Estados Unidos lo radió hasta volverlo demente, porque nunca perdonaron a Albizu Campos que dirigiera en 1933 una huelga contra las empresas que ostentaban el monopolio eléctrico de la isla caribeña, Puerto Rico Railway y Light and Power Company.

Pedro Albizu Campos fue un gran propulsor del ideario de Simón Rodríguez. En sus palabras están las “luces y virtudes sociales” que debemos emprender en las “sociedades americanas”. Los poderes creadores del pueblo ya están fabricando velas porque la lógica del capital durante el apagón venezolano especuló con éstas. La propuesta de Rodríguez es clara: “toda revolución política pide una revolución económica, y ésta debe empezarse por los campos”. Por ello debemos “vencer la repugnancia de asociarnos para emprender”, “destinarnos a cosas útiles”, “tener aspiración fundada a la propiedad social” e “interesarnos por la prosperidad de nuestro suelo.

Por: Alí Rojas Olaya

Compartir

Se el primero en comentar

1 + 8 =