domingo, 21 de julio del 2019

¡Necesitamos nuevo liderazgo!

11:56 am
110
0
Compartir

Hace quince años, William Ury, experto en negociación y mediación, fue invitado a Venezuela por el Centro Carter para asesorar la mesa de diálogo de la época. Ya en aquel entonces, Ury notaba para Últimas Noticias una serie de elementos que se puede estimar hoy de importancia y actualidad.

Primero, vivimos un tiempo de oportunidad. Ury lo pone de relieve: “sé que hay mucha esperanza y desesperanza¸ desesperación y emociones”.
Sin embargo, “el momento podría ser mucho peor. Sólo tienen que mirar a su vecino, Colombia, para entender la violencia endémica”. “Si no se ha dado una escalada de violencia (en nuestro país), creo que en parte eso no ocurrió gracias a la cultura y a la naturaleza del venezolano.
No es una cultura violenta. (Más allá de la polarización), ha habido una movilización del tercer lado y un sentido (común) que permitió encontrar una salida”.

Ury reconoce el ingrediente de ese “sentido común”: “Venezuela no es Ruanda, Yugoslavia o Colombia. (Pero nuestro país) necesita liderazgo: como lo que se vio en Sudáfrica con Nelson Mandela”.

Un liderazgo que provenga de la sociedad y sea de tipo incluyente.

“El tercer lado es como el sistema inmunológico de la sociedad. Y eso es lo que necesitamos: un sistema inmunológico social saludable, que contenga el virus de la violencia”.

Por eso, cuánto lamento que este liderazgo no pueda provenir de los obispos o sacerdotes de nuestra Conferencia Episcopal.

En Venezuela los servidores religiosos, hace tiempo ya, han quemado el recurso frágil de su neutralidad. Tal como en el conflicto de la clase popular de la Europa del siglo pasado, la parcialidad social de los sacerdotes ha roto la confianza.

¿Cómo reconstruir esta confianza, elemento esencial para la negociación?

Que se levanten señales nuevas de respeto mutuo y escucha. Que la discusión se interese más por inventar el futuro, y menos por juzgar el pasado. Que los dialogantes se sienten lado a lado, o frente a frente, y conversen. Que tengan paciencia: los cambios no se dan de la noche a la mañana. Que todos tengan tiempo.

Y, como lo dice poéticamente un autor portugués actual: que se convenzan de que “no hay soluciones; hay tan sólo caminos”.

Por: Bruno Renaud

Compartir

Se el primero en comentar

+ 12 = 19

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com