martes, 26 de marzo del 2019

Una nueva generación

11:26 am
191
0
Compartir

Por: Luis Eduardo Martínez Hidalgo

Juan Guaidó, 35 años, ingeniero industrial graduado en la UCAB con estudios en George Washington University y el IESA, diputado por el estado Vargas, es el nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

Stalin González, 38 años, abogado egresado de la UCV, parlamentario electo por Caracas es el segundo vicepresidente.

Con ellos un buen amigo y legislador de excepción, Edgar Zambrano en la primera vicepresidencia, iniciófunciones el pasado 5 de Enero la nueva Junta Directiva del Parlamento venezolano.

Guaidó y González son hoy la cara más visible de una nueva generación de líderes políticos en un país donde hacer política no es cosa de juegos y en el cual hacerla desde la oposición puede significar el exilio, la cárcel –tortura incluida- o la muerte.

Con ellos son muchos los que, crecidos en un régimen que ya supera dos décadas de ejercicio absoluto del poder, han dado lo mejor de si en procura de un cambio y por una nación donde libertad y democracia sean plenas y que más allá de conceptos signifiquen oportunidades y prosperidad generalizada.

En sus palabras, tras juramentarse, Guaido recordóa pares generacionales que ya no están con nosotros, caídos en tantas jornadas de lucha: a Neomar, Manuel, Miguel, Cesita, Oscar Pérez, yo agrego a Génesis, estudiante de UNITEC; a los presos entre ellos Juan Requesen y a quienes lo fueron como Gilbert Caro o Wilmer Azuaje;también a Freddy Guevara, Smolansky, Lester Toledo, Gaby Arellano, José Manuel Olivares, perseguidos. No olvidó a Leopoldo, Julio Borges, Ledezma, Warner Jiménez, Carlos Vecchio, Omar Lares, Ismael García y al tan dolorosamente ausente Fernando Alban, de generaciones precedentes, víctimas del régimen por el solo delito de disentir.

Es cierto que en los tiempos convulsos que vienen nos necesitamos todos pero no menos lo es que lo de Guaidó y González no puede ser un mero guiño a la galería y que es necesario abrir paso a nuevos actores ahora y después.
Alguna vezCapmany escribió: “La juventud ha sido un instrumento políticoal servicio del cambio social. Generación rebelde y combativa, portadora, casi en sí, de la transformación….”.

Debemos entender que el mañana democrático nuestro se fundamenta en los lideres jóvenes, en los activistas estudiantiles y en los dirigentes comunales, defendiendo y promoviendo la construcción de una nueva nación que lleve su marca.

Las “viejas guardias” tenemos que facilitar el acceso de cuadros emergentes y brindarles el apoyo que merecen.
No se trata de descartar la experiencia, ni mucho menos valores y principios sino de balancear lo viejo y lo nuevo, sacando lo mejor de cada uno.

Responsablemente afirmo que los verdaderos líderesdebemos de estar preparados para asumir la responsabilidad de propiciar y facilitar el relevo generacional para el bien común, de Venezuela, de los venezolanos, aun cuando parezca desfavorecer intereses particulares que en este tiempo sobran.

Volviendo a las palabras de Guaidó me sentí muy identificado con su “vale la pena seguir luchando…”, Vale la pena esta lucha…”, “Vale la pena entonces quedarse y luchar…”.

Que así sea.

Compartir

Se el primero en comentar

32 + = 33