sábado, 24 de agosto del 2019

Prevención e imagen del entorno

3:16 pm
96
0
Compartir

Una de las consecuencias que han tenido las diversas crisis en Venezuela, ha sido el deterioro progresivo de los centros poblados. A las fallas de servicios públicos esenciales, se suman vías de circulación cuya falta de mantenimiento es más que evidente. Los inmuebles demuestran fachadas desgastadas, grafitis y áreas verdes descuidadas. Los cada vez más locales y residencias vacías contribuyen a una sensación de ciudades fantasmales. Pero el asunto va más allá de un tema de estética y de condiciones de calidad de vida fundamentales.

Philip Zimbardo PhD, en 1969 realizó un experimento de psicología social. Seleccionó dos automóviles del mismo modelo, marca y color y los dejó abandonados en las calles. El primero quedó estacionado en una zona reconocida como pobre y conflictiva, el Bronx. El segundo fue ubicado en Palo Alto, una próspera y tranquila zona de California.
Tras sólo diez minutos, empezó a ser vandalizado el automóvil ubicado en el Bronx, al punto que todo lo aprovechable fue hurtado y los restos destruidos. Mientras tanto, el vehículo en California permanecía intacto. Parecía que la versión que atribuye a la pobreza el delito se había probado nuevamente, pero el particular experimento no había finalizado.
Una semana más tarde, al automóvil de Palo Alto, los investigadores le rompieron una ventana. Esa acción fue el detonante para que el vehículo quedara en el mismo estado de destrucción que el del Bronx.
El comportamiento derrumbó el mito de la pobreza y se explicaba como fruto del comportamiento humano y las relaciones sociales. El vidrio roto transmite a la comunidad, un mensaje de ausencia de normas, un ambiente donde todo se permite, donde reina el desinterés. En la misma medida que el automóvil se iba deteriorando, se ratificaba la idea y aumentaba hasta llegar a niveles de total descontrol.
James Q. Wilson y George Kelling, publicaron en 1982 su “teoría de las ventanas rotas”, la que se ilustra con el caso de las ventanas rotas de los edificios. Si no son reparadas transmitiendo una impresión de descuido, en muy poco tiempo la gente empezará a romper otras ventanas hasta que ninguna quede en buen estado. Ellos concluyen que, en zonas descuidadas, se incrementan los delitos menores que posteriormente escalan a aquellos de gravedad mayor. Esta teoría fue estudiada y considerada por varios cuerpos policiales de Estados Unidos, siendo más notoria la actuación de la Policía de New York en el metro de dicha ciudad, el cual era considerado como una de las zonas de mayor peligro. Combatieron lo que hasta ese momento se pasaba por alto, las pequeñas infracciones tales como ebriedad, grafitis, suciedad, robos menores, entre otros. En poco tiempo las estaciones del metro eran zonas seguras y la población incrementó su uso con mayor confianza.
Siendo Rudolph Giuliani alcalde de New York en los años 90, retoma la teoría de las ventanas rotas y la experiencia del metro e implementa la política de “cero tolerancias”, que consistía en mantener comunidades limpias, organizadas y no pasar por alto ningún tipo de transgresiones a la ley ni a normas de convivencia. Los resultados fueron una notable disminución de los indicadores del delito.
En lo que respecta a nuestra región, es interesante recordar el Reporte de Economía y Desarrollo 2014 de la Corporación Andina de Fomento “Por una América Latina más segura: una nueva perspectiva para prevenir y controlar el delito”. Se presentan los resultados de estudios realizados en ciudades Latinoamericanas y los cuales ratifican la conexión entre la actividad criminal y la desorganización físico – social. Allí se menciona que el desorden puede señalar poca voluntad/capacidad de los residentes de confrontar el crimen, lo cual el criminal percibe como una circunstancia que favorece su éxito e incentiva el delito.
Por ejemplo, aunque mejorar la iluminación favorece una reducción estadísticamente significativa del 21%, más del 60% de los encuestados en Caracas señalaron la presencia de calles mal iluminadas en torno a sus residencias. Para ese momento esa ciudad reportaba una alta tasa de edificios o casas invadidos, situación que se ha agravado aceleradamente por los numerosos inmuebles desocupados.
En general el ciudadano tiende a minimizar el tránsito por aquellos sectores donde se evidencian terrenos baldíos, mala iluminación, acumulación de basura, aguas negras, vialidad en mal estado, inmuebles descuidados, entre otros. Esto acelera el abandono de las áreas que tienden a ser más solitarias y por ende más peligrosas, quedando sólo a un paso de convertirse en “puntos calientes”.
Si bien es cierto que los aspectos físicos de la comunidad, por sí solos no van a reducir los niveles de criminalidad, no es menos cierto que tienen una influencia decisiva.
Por tanto, los estados, las comunidades públicas y privadas deben unir esfuerzos, fortalecer los lazos sociales e incorporar los conceptos de espacio a las políticas de prevención del delito.
Por: Alfredo Yuncoza
Compartir

Se el primero en comentar

+ 62 = 71

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
WhatsApp chat