miércoles, 08 de julio del 2020

La odisea de surtir gasolina en Maturín

10:28 am
0

Venezuela, el país del petróleo, que hasta hace nada parecía haber superado su peor momento de escasez, se enfrenta este 2020 a la irónica carencia de la gasolina, su producto más barato.

 

La falta de combustible es algo que se viene acarreando desde hace meses, justo después del apagón masivo de marzo 2019 y donde cinco días sin luz pusieron en evidencia la ineficacia de varias de las principales industrias del país.

Para el primer día de mayo 2020, que a modo jocoso muchos han denominado el “nivel 5 de Jumanji”, el coronavirus está lejos de ser nuestra principal preocupación y, por el contrario, como todos nuestros problemas se convirtió en un chiste.

Hoy en día, al hambre e hiperinflación se le suma el encierro pero no porque se estén acatando las normas del distanciamiento social decretado por el Estado, sino porque la escasez de gasolina obliga a los vehículos a permanecer varados en los estacionamientos durante días.

“A pata o pedal”

A diferencia de las grandes potencias mundiales, la crisis económica venezolana no le permite al venezolano permanecer en casa durante un mes, puesto que en el país rico más pobre del mundo los “privilegiados” a duras penas pueden abastecerse por una semana.

Ante la dificultad para movilizarse, los venezolanos han buscado otras alternativas.

En Maturín, capital del estado Monagas, muchos han optado por llenar los cauchos de sus bicicletas, abandonadas desde hace años, o bien salir caminando a lugares cercanos “antes que caliente el sol”.

Lea también: Afirman que productores en Caripe han sido atendidos con suministro de gasolina

La poca gasolina que puedan tener, la guardan para “una emergencia”.

En cuanto al transporte público, si bien está funcionando, para muchos no es una opción; ya sea por el miedo al virus o porque el mismo problema de la gasolina ha hecho que cada vez haya menos unidades funcionales, las cuales no se dan abasto.

“Más de una vez he tenido que esperar horas en la parada bajo la pepa e’ sol para encaramarme en un 3-50 (camión) y poder venir a comprar en la Cedeño pa’que los rialitos me duren un poquito más, porque de Boquerón pa’lla todo está incomprable”, dice Juana Martínez desde la parada de la ruta 48 hacia Viboral. 

“Sin salvoconducto no echa”

Según la información oficial suministrada por la gobernación del Estado, las únicas estaciones de servicio que están surtiendo combustible son El Gran Parador y la Rojas, sin embargo solo están disponibles para funcionarios, personal médico, personas con informe médico, transporte público y vehículos institucionales.

“Aunque todo depende de qué humor estén los guardias”, dice Josefina González, médico del Humnt “Y como yo lo veo no existe ningún ‘trato preferencial’ porque la lista que hacen en mismo hospital solo incluye a los médicos que estén de guardia. Una vez anotado te dan un ticket que corresponde a tu número en la lista y con el que vas a la bomba, pierdes todo el día en la cola, sin garantía de que vayas a echar porque yo en dos oportunidades me quedé sin echar, y si llegas a la entrada verifican que tu número coincida con la lista y es cuando te surten. Pero, aun así ellos (GNB) están dejando pasar a quienes les dé la gana”.

Por su parte, Arturo Rojas, quien presta servicio de Aseo Urbano en el sector de Tipuro afirma que aun teniendo salvoconducto no se le permitió surtir combustible

“Los primeros 10 carros”

Desde la semana del 27 de abril comenzaron a circular una serie de rumores con respecto a la estación de servicio Rojasla de Subway, llegando al Chucho Palacios”, con respecto a que le estaban surtiendo gasolina a los primeros 10 vehículos particulares que se encontraran en la cola, sin embargo, ningún medio o fuente oficial ha confirmado dicha información.

Durante su última alocución, la gobernadora del Estado, Yelitze Santaella les prometió combustible a los agricultores de Caripe, sin embargo, no ofreció detalles con respecto a la situación en Maturín.

Pese a esto, la noche del jueves 30 de abril se pudo ver una larga fila de vehículos particulares que pretendían surtir combustible este 1 de mayo. Incluso, se confirmó por redes sociales que la Policía Municipal acudió al sitio cuando eran alrededor de las 8 de la noche para desalojar a quienes se encontraban ahí. “Muchos no se movieron, otros se quitaron pero se quedaron cerca, pero todos se pusieron de acuerdo para tener su puesto asegurado”.

“Yo me fui desde las 3 de la mañana del jueves, como a las 7: 30 logramos echarle a la camioneta y nos fuimos rápido a Tipuro para buscar el Corola pero la gasolina se acabó cuando faltaban 12 carros, eso sí, le echaron a más de 500 carros. Mi esposo se quedó para llenar el carro mañana”, cuenta Judith Quintero, con respecto a la situación de la bomba Rojas. “Como a las 8 llegaron los policías quitando a la gente con un megáfono, pero se metieron en cuanto estacionamiento encontraron, mi esposo se quedó en el galpón de al lado, que el dueño los acomodó en orden y ahí tiene asegurado su puesto para mañana”.

Además de la bomba Rojas, se supo a través de redes sociales que una estación en la avenida Libertador y otra en la Zona Industrial surtieron al público sin previo aviso y “el que iba pasando por ahí, corrió con suerte y echó”.

Fuentes cercanas al Ejército, ente encargado de controlar la situación en la bomba Rojas, afirmaron que durante los próximos 15 días se surtirán 40 litros por vehículo particular, sin necesidad de salvo conducto o distinción de placa. Sin embargo, el gobierno región no ha dado información con respecto a esto.

Asimismo, ante la falta de medios de comunicación laborando debido a la cuarentena, son pocas las personas a quienes les llega esta información.

Por Elly Hernández 

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/KfC9irYhRXL25xF4kaeizS

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

+ 63 = 70

WhatsApp chat