jueves, 05 de diciembre del 2019

San Antonio entre lo religioso, lo mágico y lo turístico

11:52 am
594
0

El Alcalde del municipio Acosta, Justino Araguayán, ante la inminencia de la Semana Santa, informó que el municipio se prepara para recibir a temporadistas con las rutas que se vienen condicionando y que demostrarán que San Antonio es un lugar apropiado para el turismo, sorprendiendo a los visitantes con la majestuosa Puerta de Miraflores y con la realización de deportes extremos como parapente y de escalas.

Desde el inicio esta gestión, Araguayan y todo su equipo vienen preparando esta ruta turística con algunos lugares como Cerro Negro, El Caracacol, La Poza Santa, Tristé (sector de explotación agrícola de San Antonio y donde se ha pensado en la implementación de una ruta agroturística), Poza Azul, La Nevera y por supuesto Las Puertas de Miraflores.

Entre lo religioso, lo mágico y lo turístico
Si algo caracteriza al municipio es su fervor religioso que se condensa en la asistencia masiva a la Iglesia que tiene una gran historia, que se trata de una de las infraestructuras religiosas más antigua del estado Monagas. A la entrada está visible el mural con la culebra de Ipure y se pasa a la historia de fundación de la población cuando los primeros aborígenes en hacer presencia en esta región fueron los indios chaima, pertenecientes a la tribu de los capaya.

El misionero capuchino Fray Gerónimo de Muro con la ayuda de indios caribes, caucas y chaimas, fundó el 7 de agosto de 1713 el poblado de San Antonio de Maturín, quien actualmente es San Antonio de Capayacuar.

Entre esas historias que rondan lo mágico se encuentra la del pueblo de San Francisco de Guayareguar fundado el 10 de mayo de 1714 por el fraile Guillermo de Mallorca. Actualmente el pueblo se encuentra sumergido en las aguas de la Represa El Guamo. Solamente queda en pie la iglesia colonial.

La Iglesia de San Antonio fue fundada en 1799 por el ilustrísimo geógrafo alemán Alexander von Humboldt, quien en su oportunidad la describió como: “la maravilla del país”. Su fachada es amplia con múltiples detalles y elementos decorativos, tiene pocas ventanas y éstas son de reducido tamaño, posee dos grandes torres simétricas y hexagonales de tres niveles o cuerpos, ambas con puertas en el nivel inferior y con campanas en el superior, coronadas con cruces de hierro. La figura del santo patrón, Antonio de Padua se exhibe en el medio sobre la puerta principal. Distintas fuentes en Internet dicen que el templo es barroco. Es conocida la historia sobre un mural en su techo donde está pintada una vaca que de cualquier ángulo que te pongas te ve. //Ernestina Herrera 

Se el primero en comentar

+ 89 = 93

WhatsApp chat