lunes, 06 de julio del 2020

Se cumplen seis años de la muerte del primer obispo de la Diócesis de Maturín

12:00 pm
0

Santidad es la palabra con que fieles católicos definen al primer obispo y fundador de la Diócesis de Maturín, Monseñor Antonio José Ramírez Salaverría, hombre de Dios que Monagas acogió como su pastor. Aunque era oriundo de Cariaco  estado Sucre, conocía esta tierra oriental como la palma de su mano pues sin descanso llevaba el mensaje a cada rincón.

 

 Este día los fieles recuerdan el sexto aniversario de su muerte; aquella tarde del 28 de junio de 2014 la triste noticia del fallecimiento del obispo emérito de Maturín a sus 96 años conmocionó toda la región, aunque alegres porque el religioso había partido al encuentro con el Maestro.

 Su icónica frase se quedó grabada en la mente y corazón de un sinnúmero de cristianos, “no se cansen de ser buenos” repetía en cada encuentro con el pueblo en medio de la Eucaristía, siempre los animabas a buscar la santidad.

Lea también: Mantenimiento a subestación eléctrica Maturín dejó sin luz a casi toda la ciudad

 Fieles comentan que durante su trabajo activo de pastoral Monseñor se preocupó por el crecimiento del pueblo de Dios en Monagas, comenzando así la construcción de templos como la catedral de la ciudad Nuestra Señora del Carmen e impulsó el trabajo catequético en toda la diócesis, creando una Escuela de Catequesis, donde se formaban los catequistas de la Diócesis. De igual modo apoyó el trabajo de los movimientos seglares de apostolado como los Cursillos de Cristiandad (MCC), la Legión de María y la Renovación Carismática Católica (RCC).

 El prelado Antonio José Ramírez Salaverría amaba infinitamente a la madre de Dios, la Virgen María, en una entrevista a un medio local expresó “Yo fui a Margarita a darle gracias a la Santísima Virgen del Valle y a cantarle en su octava mi primera misa pontificado, yo soy vallero desde niño”.

 Monseñor es recordado también como  un incansable anunciador del evangelio de Jesucristo en medio de los más pobres, y las obras diocesanas de promoción humana y social lo testifican, como son los Centros de Educación para el trabajo (APEP), la Escuela Granja de Viboral y la extinta Casa Hogar. Para ello contó con la ayuda de congregaciones religiosas que vinieron asentarse en la diócesis.

Dato importante

El 7 de mayo de 1994 se retira del obispado, recibiendo posteriormente el título de obispo emérito de Maturín.En octubre de 2013, Ramírez Salaverría fue declarado Patrimonio Cultural Viviente del estado Monagas por la gobernadora de Monagas Yelitze Santaella.

También se inició el proceso para la canonización del prelado, el cual tuvo fecha seguida de su muerte.  //Omar Padrón 

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp  https://chat.whatsapp.com/IVUfaW4uO9SC2IHu4PmHRm

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

2 + 5 =

WhatsApp chat