domingo, 21 de julio del 2019

Crónica : “Rebeca hermanita, si estas allí mueve el monte”

8:43 pm
4.758
0
Compartir
  • 6
    Shares

El la mató por que la niña no dejaba de gritar. Le dio un palazo en la nuca, dejándola muerta en el sitio”, dijó una tía de Rebeca, la niña de 9 años, que fue hallado sin vida en El Tejero.

Las contagiadoras carcajadas de felicidad de la pequeña se hacían sentir en toda la calle, en el sector Virgen del Valle, en plena vía nacional a Puerto La Cruz.

El resto de los niños que residen en la zona se acercaban hasta la casa de Rebeca, ella junto a sus parientes jugaban carnaval, puesto que era martes, último día de la fiesta carnestolendas.

Allí pasaron todo el día, se divirtieron como nunca, hasta que llegó la hora de descansar; aunque su mirada reflejaba el agotamiento de tanto correr y gritar por las calles, prefirió bañarse, para posteriormente reposar y ver televisión, como comúnmente hacia después de realizar lasa tareas del colegio.

“Mi mamá la bañó, le puso una batica roja y un cintillo de orejitas que le gustaba mucho”, contó la dama quien no pudo evitar romper en un amargo llanto. Estaba indignada, en cada suspiro exigía justicia.
Con voz quebrantada y ahogada por gruesas lágrimas, le hermana de la niña explicó que, a eso de las 5 de la tarde, ya cerca del ocaso, la mamá de Rebeca le pidió a otra de sus hijas, una quinceañera que fuera hasta la casa de su hermana mayor, a buscar un cepillo para lavar.

“Tenía que caminar en línea recta porque vivimos en la misma cuadra, no tenía que cruzar para ningún lado”, detalló.

En ese instante, Rebeca se fue tras su hermana, quería visitar a sus otras parientes, más o menos a 100 metros de distancia.

“Hija está pendiente de Rebeca que fue hasta allá, detrás de tu hermana”, hijo la mujer mientras hablaba por teléfono y seguía de vista a la menor.

Desapareció
Avanzada la noche, la mujer decide llamar una vez más a su hija mayor, “hija por favor mándame a Rebequita para la casa que ya es hora de dormir”.

La respuesta de la otra muchacha hacia su madre fue desconcertante, “mamá cuando me llamaste salí al frente a esperarla, creí que se había regresado. Aquí nunca llegó”.

Fue entonces cuando comenzó el calvario de esta familia, nadie sabía del paradero de la infante, es por tanto que comenzaron a buscar toda la noche y no lograron conseguirla.

Búsqueda
“Caminamos hasta los pasos de río, farallones y cerros, pero no la conseguimos”, dijo la pariente, mientras limpiaba su rostro ya enrojecido de tanto llorar.

A nadie se le pasaba por al mente buscarla del otro lado de la carretera nacional, en la locaciones vecinas; desapareció cerca de casa y nadie se dio cuenta.

Los vecinos se organizaron y comenzaron una intensa búsqueda, “el papá de Rebeca había contratado hasta una cuadrilla de hombres con perros sabuesos para dar con su paradero.

Ante la angustia de la familia, un cuñado de la menor, Gabriel Rodríguez (18), se sumo al rastreo, el día siguientes (miércoles), fueron a dar hasta una zona conocida como Casupal, más adelante cerca de unos taladros de gas, de la empresa Pigas, caminaron; la buscaban entre la nada, caminaban sin rumbo dentro de una maleza que les alcanzaba las cinturas.

“Rebeca hermanita, si estás allí mueve el monte. Mami nos estas asuntando, sal por favor, si estás allí mueve el monte para saber que eres tu, vente que te estamos buscando”, grita desesperada la otra hermana de la niña, una de 17 años, esposa de Rodríguez.

Hallazgo
La joven se quedó paralizada cuando a vio de lejos el cintillo de orejita de su hermanita; sus piernas comenzaron a temblarle, temía por lo peor.

Debajo de dos tubos de gas, vieron a la pequeña Rebeca, a pocos metros de distancia, estaba su blumita y una cholita.

Los gritos fueron desgarradores, cuando la tocó, pensando que estaba dormida se dio cuenta que estaba muerta, fue cuando avisó a su otros parientes y a la Guardia Nacional.

Rebequita tenía varios moretones y además mostraba signos de violación, estaba semidesnuda, la batica la tenía recogida hasta el abdomen.

Más tarde, todos los vecinos acudían a la casa de los padres de Rebeca, gritaban, lloraban mientras golpeaban las paredes. Tanto la joven de 17 años como Rodríguez quedaron detenidos por averiguación.

La noticia acabó con la felicidad del sector y enlutó el pueblo de El Tejero, un pariente al enterarse de lo ocurrido no podía creer la tragedia.

Algo no andaba del todo bien, al oír la historia de la madre y hermanas de Rebeca, recordó que un día antes mientras pasada de casualidad por el sitio, vio a Gabriel en su moto de paseo, vestía una braga y gorra de color negro.

Curiosamente, agregó a los dolientes que el muchacho llevaba sostenido con sus piernas un saco, tal parece que iba contentiva de algo extraño.

El nerviosismo se hizo notorio en el muchacho, quien intentó huir, pero fue retenido por los uniformados porque estaba bajo averiguaciones.

Esta declaración llamó poderosamente la atención de los Guardias quienes fueron hasta la casa del joven, y durante la inspección hallaron dicha indumentarias manchadas de sangre.

Gabriel Rodríguez, no tuvo escapatoria y confesó delante sus suegros que, “él había secuestrado a su cuñada para violar como lo había hecho con otras niñas. La mató porque lo delataría”, dijo la muchacha.

El sujeto fue trasladado a la comandancia del Cicpc, allí sigue detenido, por las averiguaciones correspondientes, luego de haber ocurrido hace una dos semanas, parientes de la niña Rebeca, exigen que se haga justicia. // Omar Padrón

Compartir

Se el primero en comentar

+ 71 = 78

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com