martes, 04 de agosto del 2020

Tipuro: la burbuja de Maturín donde el coronavirus “no existe”

1:33 pm
0

Con el casco central y los mercados municipales siendo asediados por los cuerpos policiales, quienes cuidan” que se respete el distanciamiento social y las medidas sanitarias impuestas por el Ejecutivo Nacional frente a la pandemia del coronavirus, en las adyacencias de la avenida Alirio Ugarte Pelayo: Tipuro y Palma Real, la historia es otra.

 

Muchos de los habitantes de Tipuro viven en una burbuja donde “el coronavirus no existe”, por lo que la mayoría transita en el suburbio con normalidad.

Lo único que pareciera indicar que Tipuro forma parte de Monagas, donde el Ministerio de Salud confirma 40 casos de COVID-19 (uno de ellos en Valle de Luna) es el uso del tapabocas en establecimientos comerciales, al que los ciudadanos parecen haberse acostumbrado; fuera de eso, se les ve haciendo ejercicio después de las 6 de la tarde, asistiendo a reuniones sociales y jugando en las canchas de las zonas residenciales.

Hay “vida nocturna”

Durante el día funcionan abren los puestos de verduras y establecimientos comerciales que bajan las Santamaría pasadas las 5 de la tarde. Sin embargo, contrario a lo que se ve en el casco central de Maturín, a partir de esa hora “cuando baja el sol” las personas comienzan a salir de sus casas en las distintas urbanizaciones de la zona; algunos pasar pasear al perro, otros se calzan las zapatillas deportivas y salen a correr mientras que otros se sientan en los frentes de las casas a conversar trivialidades.  

En urbanizaciones como Bello Campo y Bosques de la Laguna, muchos jóvenes salen sin ningún tipo de protección para “vivir su vida” de la manera más normal posible, ya sea para patear un balón de fútbol en una cancha, “echar broma” en un área verde o compartir una botella frente a una casa.

Lea también: Piden reforzar cuarentena en fronteras para evitar los focos de contagios

Si tomamos en cuenta que, en su mayoría, los habitantes de esta zona no han salido al centro desde el inicio de la cuarentena su situación no resulta tan alarmante.

Maritza Quijada asegura tener más de dos meses sin salir de Tipuro: “Yo compro por ahí, me mantengo entre el Virgen del Valle (centro comercial) y los chinos de Bello Campo. Sí, es más caro pero la diferencia tampoco es muy grande y aquí no hay tanto ‘bululú’ y me expongo menos”.

Sin embargo, no todos piensan igual. Omar Medina sale a comprar en los abastos chinos de la calle Cedeño porque “es más barato” y Lucía Quintana afirma que “aprendí que la harina, el arroz y eso por aquí y la vianda para el centro”.

Uno de los aspectos más llamativos de la zona norte de Maturín es el “estacionamiento de Palma Real”, donde decenas de trailers ofrecen venta de comida rápida. Estos habían cerrado al inicio de la cuarentena, dedicándose exclusivamente al servicio de delivery, sin embargo, a medida que avanza la “flexibilización” muchos han comenzado a recibir público.

Por otro lado, las licorerías también retomaron su apogeo, reuniendo decenas de personas por las noches “como si nada pasara”.

“Las personas estaban más recogidas al inicio pero cuando comenzaron a surtir gasolina se olvidaron que hay cuarentena y coronavirus”, dice Quintana.

Para este 1 de julio, Monagas reporta 40 casos de COVID-19 según el Ministerio de Salud, una cifra pequeña si se compara con el estado vecino de Bolívar, el cual supera los 600 infectados. Pese a esto, una pequeña encuesta reveló que “ahora sí tengo miedo”, ya que los casos en la capital monaguense, la cual parecía ajena a los problemas del resto del país, han aumentado considerablemente en las últimas semanas.

Por Elly Hernández  //Imagen Referencial

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp  https://chat.whatsapp.com/IVUfaW4uO9SC2IHu4PmHRm

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

55 + = 58

WhatsApp chat