lunes, 06 de abril del 2020

Tradición en Cagua apagó la vida de ocho niños y tres adolescentes

6:01 pm
0

El viento sopló en su contra y el fuego los arropó. Una tarde como la de cualquier otro día en la localidad de Cagua, estado Aragua, terminó en amarga tragedia; el fuego comenzó en arder en un cañaveral, al cual se extinguió apagando la vida de 11 jóvenes.

La tarde del pasado jueves 23 de enero oscureció muy pronto en esta localidad, una densa nube de humo hizo que los rayos del sol, no alumbraran más; de repente un grupo de personas comenzó a llorar, mientras se llevaban las manos a la cabeza.

Un niño fue quien avisó sobre la desgracia, parecía una antorcha, puesto que el fuego cubría su cuerpo, “habían otros más dentro del cañaveral”.

Ingresar al sitio era casi imposible, el fuego se extendió por todo el terreno y nadie podía pasar, apenas se lograban escuchar unos gritos pidiendo auxilios.

Lea también: Las víctimas del incendio del cañaveral fueron despedidas en Cagua

Las alarmas se activaron, la gente del pueblo corrió con tobos de arena y agua par auxiliar al grupo de infortunados. Un señor que se atrevió desafiar las llamaradas, reconoció a uno de sus nietos, lo tomó en brazos para buscar ayuda, su corazón aun palpitaba, pero no había mucho que hacer.

Más tarde llegaron los cuerpos de prevención y seguridad para sofocar la candela, pero ya la muerte se había apoderado del sitio.

Ocho niños, casi todos de una misma familia y dos jóvenes de 18 años, yacían en el sitio, con graves quemaduras; nadie podía acercarse mientras los Bomberos y Protección Civil realizaban el rescate.

Fueron unos minutos de silencio y angustia; las mujeres no paraban de gritar, mientras sus vecinos trababan de calmarlas.

Salieron de cacería.

Desde hace aproximadamente 30 años la actividad de cacería de conejo se convirtió en una tradición para la población de Cagua, al igual que la quema de los terrenos, tanto para preparar el sitio para la siembra, como para recoger luego la cosecha. Siempre con medidas para controlar cualquier emergencia.

El jueves 23 de enero quedará marcado para la historia del país, esa tarde era de correteos, bromas, risas y aventuras; el grupo de muchachos partió hacia el cañaveral, el cual era “su pateadero” para atrapar a los animales silvestres. Era un terreno limpio y también lo utilizaban para la recreación y el deporte.

Al parecer prendieron fuego para que les hiciera más fácil capturar al animal; hacia mucha brisa ese día, el aire soplo en dirección opuesta y cercó todo el lugar, arropándolos.

Último adiós.

El camposanto no quedaba muy lejos de las viviendas de los hoy occisos, así que varias veces, jugarían cerca del lugar.

Los cortejos fúnebres partieron de diferentes partes, dos de los cuerpos del Salón del Reino, de Lo Testigos de Jehová, hasta el estadio de la zona. La localidad entera acompañaba la procesión de las urnas, entre llantos, aplausos, reconocimientos, homenajearon a las víctimas, todos con un futuro prometedor. Uno de los niños jugaba para el equipo de béisbol de Cagua.

Averiguaciones.

El director nacional del Cicpc Douglas Rico, mando al estado Aragua, una comisión multidisciplinaria para investigar los hechos y llegar al fondo de al verdad. Lo mismo hizo la Fiscalía General, designar, un Fiscal que se encargue de llevarle seguimiento al caso, que enlutó a todo el país. Según se conoció, los niños sufrieron quemaduras en el 95% de sus cuerpos.

Por: Omar Padrón

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/EuYqWnEsW8v6M929v9VcT3

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

6 + 4 =

WhatsApp Únete a nuestro WhatsApp