miércoles, 11 de diciembre del 2019

“Vivo con la maleta en la puerta, sueño con regresar algún día a Venezuela”

9:56 pm
181
0

Con escasos dos años de haber emigrado de Venezuela, el periodista monaguense, Héctor Lanz, sueña con volver al país y poder reencontrarse con los suyos y darles ese abrazo efusivo que tanto caracteriza a los venezolanos.

El joven comunicador social comenzó su carrera el año 2015, trabajó en medios radiales e impresos, en las fuentes de política, ciudad, salud, educación e incluso farándula. Al emigrar surgió una oportunidad en una emisora de radio, pero en una fuente poco conocida, hasta hace año y medio cuando se radicó en Chile.

-¿Cómo fue la experiencia de emigrar, tener que dejar tu familia, tus raíces, lo más duro de esto?

Lea también: Acnur: “Nos preocupa que se invisibilice la crisis migratoria de Venezuela”

-Yo me había mentalizado en verlo como un viaje más, trabajaba y me regresaba luego de vacaciones, así era el plan inicial, nunca quise quedarme tanto tiempo, pero el tema de los papeles es lo que te complica prácticamente todo. Lo más difícil fue dejar a mi abuela, ella estaba enferma, necesitaba muchas cosas que nosotros no podíamos costear, evidentemente por la crisis, entonces decidí salir para trabajar y así mandarle para sus medicinas y cosas, llegué a Colombia y como ahí no me fue muy bien me tuve que ir a Chile, allí tenía un año mi hermana, luego de tener cuatro meses acá mi abuela murió, eso ha sido lo más duro, porque aún no he podido ir a despedirla, eso me hizo caer en depresión, tuve que ir al médico y bueno ahí vamos, sobrellevando ese dolor y la verdad, mi raíz y mis ganas de regresar siguen intactas, aún cuando sé que ella no estará allá para recibirme.

-Cómo muchos venezolanos que han emigrado, tuviste que radicarte un tiempo en otro país para luego continuar a tu destino, ¿cómo fue esa travesía, por así decirlo?

Mi norte siempre fue Colombia, yo dije que al salir quería estar en un país cerca del mío para cualquier cosa solo regresarme, pero no me fue bien, la xenofobia y la falta de trabajo me hicieron replantear otro norte y mi hermana fue la que me motivó a venirme a Chile, un país que la verdad nunca fue un atractivo para mí, pero ella ya estaba estable allí.

-Al radicarte finalmente en Chile comenzaste en una emisora, nada nuevo para tí, pero

¿Cómo fue tener que ejercer en la fuente deportiva?

-Mira, fue complicado, porque la fuente deportiva de por sí tiene términos personales y una jerga distinta, acá en Chile todo cambia porque ellos tienen sus formas muy particulares de hablar, cosa que me hizo empezar a estudiar y estar al nivel del programa, fue un reto, no lo niego, pero creo que me ha hecho capacitarme en muchas cosas que quizá por comodidad en Venezuela no era capaz de tomar.

-¿Qué tal ha sido trabajar en un medio chileno, qué diferencias puedes hacer con respecto a Venezuela?

-Son muchas, en Venezuela trabajamos en base a muchas restricciones, aquí lo más que te debes preocupar es por hablar mejor, porque los venezolanos somos muy bien vistos acá por la forma de hablar y dirigirnos a un público, entonces ha sido más fácil de lo que pensaba.

-¿Te ha influenciado la cultura chilena?

-Para nada, la respeto y la comprendo pero no la comparto, personalmente no me gusta, la cultura es muy sobria, muy seria, las personas sonríen muy poco, la comida es súper simple, lo que sí admiro de ellos es su sentido patrio, porque las fechas patrias para ellos es lo mejor de todo el año, bailan música típica, comen comida típica y hasta se visten con los trajes típicos, entonces eso se disfruta viéndolo desde el punto vista multicultural aunado a su manera muy peculiar de hablar que me ha hecho hasta buscar los significados por internet.
-Sabemos la situación que atraviesa Chile desde hace varias semanas, ¿pensaste algún momento que algo así podía ocurrir, porque más que protesta lo que vimos fue vandalismo?

-La verdad, el descontento siempre ha estado, basta hablar con un chileno para entender todo lo que pasa, Chile se había vendido como un modelo que la verdad tiene sus defectos, como todo y los políticos no han sabido cómo mejorarlo y ya hemos visto las consecuencias. La gente tiene mucha rabia acumulada, porque no es justo que por ejemplo, para graduarte tengas que endeudarte más de 10 años, que la salud que tu pagas no sea de buena calidad, entonces todo ese tipo de cosas se han acumulado a través de los años, yo siempre he condenado la violencia, pero la historia de Chile ha hecho llegar a esos niveles para no dejarse dominar como cuando la dictadura.

-A pesar de la difícil situación que vive Venezuela, veo que deseas regresar a tu país, ¿qué es lo que más extrañas?
Si te soy sincero, todo me hace falta, la bulla, la risa de la gente, la alegría, la comida, mi familia. Cuando uno está lejos se da cuenta que lo más importante es estar con la familia, así sea sin luz, porque de nada te sirve comer bien y vivir bien cuando al final no tienes con quien compartir todo eso, te hace pensar cómo un ser egoísta.

-¿Esperas volver algún día a tú país?

-Claro que sí, yo vivo como dicen por ahí “con la maleta en la puerta”, sueño con volver, con conocer lo que no pude, con llevar a toda la gente que he conocido a Venezuela y demostrar que somos un gran país y vivir mi vida al lado de mi familia para reír y llorar junto a ellos. //Jefferson Civira

Únete a nuestras redes: 

Whatsapp https://chat.whatsapp.com/HR8cecMVnnSAICACVrlJiO

Facebook https://facebook.com/elperiodicodemonagas/

Instagram https://instagram.com/elperiodicodemonagas/

Twitter https://twitter.com/elPeriodicoDM

Telegram https://t.me/Elperiodicodemonagas

Se el primero en comentar

8 + 2 =

WhatsApp chat